Milagros Pedreira: «El daño en el corazón de pacientes oncológicos se puede prevenir y tratar»

La consulta específica del Clínico sigue a 400 pacientes, el 68 % de cáncer de mama


Algunos tratamientos oncológicos pueden provocar daño en el músculo cardíaco y deteriorar su función, causar daño vascular o producir arritmias. Especialistas de oncología y hematología, en coordinación con el servicio de cardiología, investigan para detectar precozmente esas situaciones y prevenir y evitar complicaciones cardiovasculares. Gracias a esta labor, la supervivencia de los pacientes oncohematológicos es cada vez mayor, por la eficacia de los tratamientos, «y no es infrecuente que un enfermo se tenga que enfrentar a estos dos problemas, los oncohematológicos y los cardiovasculares, pues son muchas veces comunes y aparecen en la misma persona, y la posibilidad de desarrollar enfermedad cardiovascular es también elevada. Por eso, es clave detectarlos, controlarlos e idealmente evitarlos», explica Milagros Pedreira, cardióloga del Clínico.

Una de las áreas de la cardiología que más se ha impulsado, precisamente para responder a ese problema, ha sido la cardio-onco-hematología, «ya que hay mucha capacidad para detectarlo y resolverlo», afirma. En el Clínico, las también cardiólogas Amparo Martínez y Pilar Mazón han sido pioneras en el desarrollo inicial de este servicio durante los últimos años.

«En mayo del 2018 comenzamos con un proceso más organizado, con agendas específicas para atención programada y urgente, en coordinación con oncología y hematología. Desde entonces, hemos visto en esa consulta específica alrededor de 400 casos, que son un número muy importante», destaca Pedreira.

Esta asistencia «inicialmente se pensó más para mujeres, por la frecuente relación entre el tratamiento del cáncer de mama y el potencial daño al corazón». Sin embargo, existen otras líneas importantes, por su frecuencia o prevalencia, como los linfomas, más frecuentes en jóvenes; o los tumores del aparato digestivo y de otros órganos, como pulmón o riñón, en los que también es necesario tomar medidas de diagnóstico y prevención de daño cardiovascular. «Afortunadamente, la incidencia de este efecto colateral de los tratamientos de tumores es baja», sostiene Milagros Pedreira.

Protocolos

En este programa del Clínico de cardio-onco-hematología, el grupo mayoritario ha sido también de mujeres con cáncer de mama. «Suponen en nuestra estadística un 68 % de los casos. Los protocolos del proceso establecido contemplan que a muchos pacientes se les vea más de una vez. Eso explica que estemos ya en las 900 consultas, más del doble que pacientes», agrega la cardióloga.

Resalta que en los grandes hospitales de Estados Unidos o Europa se promueve esta investigación y esta práctica clínica, «porque si se detecta de manera muy precoz el daño en el corazón de pacientes oncológicos se puede prevenir y tratar para lograr su resolución. Desde la imagen cardíaca, a través de la ecocardiografía, o la resonancia magnética cardíaca, o técnicas de medicina nuclear, se puede identificar y resolver el problema, que es el objetivo de este proceso», expone.

Pedreira señala que, si el paciente presenta factores de riesgo cardiovasculares, como hipertensión, colesterol elevado, diabetes, tabaquismo o vida sedentaria, se incrementa el potencial daño de los fármacos oncológicos. «Y si además hay una dolencia cardíaca previa, puede aparecer con mayor intensidad y con mayor frecuencia», agrega.

Asimismo, destaca la coordinación en el Clínico entre todo el grupo de profesionales en esta asistencia, desde enfermería a imagen cardíaca o cardiología, oncología, hematología y otros.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Tags
Comentarios

Milagros Pedreira: «El daño en el corazón de pacientes oncológicos se puede prevenir y tratar»