Freno a la velocidad en los cascos urbanos

La implantación de señales que prohíben circular a más de 30 ganan kilómetros en la comarca, y en el corredor noiés ya se han sustituido las de 100 por las de 90


Ribeira / la voz

El corredor Brión-Noia, del que está en fase de estudio el proyecto para su conversión en autovía, luce ya las señales con los nuevos límites de velocidad aprobados el 28 de diciembre por el Consejo de Ministros. Los indicadores que permitían circular a 100 kilómetros por hora han sido sustituidos por otros que fijan el tope en 90. En este caso se trata de la aplicación de una resolución adoptada para las vías de doble sentido sin separación física en la mediana. Sin embargo, la Administración central también analiza la implantación de otras acciones para reducir la siniestralidad, en este caso estableciendo un máximo de 30 kilómetros por hora en los cascos urbanos. Cabe señalar que a esta posible medida ya se han adelantado la mayoría de las Administraciones locales de la comarca y las señales de 30 van ganando metros a medida que pasa el tiempo.

Las proximidades de los centros escolares o ambulatorios son los primeros lugares en los que comenzaron a implantarse, pero también en aquellas vías donde era fácil que los automovilistas pisaran el acelerador más de la cuenta. Un ejemplo de ello es el paseo de As Carolinas tras las modificaciones efectuadas a raíz de la entrada en funcionamiento de la nueva lonja, donde los indicadores de 50 dieron paso a los de 30.

Solicitudes vecinales

En ocasiones son los propios vecinos quienes demandan la adopción de medidas por considerar que existe un peligro. Así sucede en la avenida de A Coruña de Ribeira, una vía de titularidad autonómica.

Hace tiempo que un grupo de residentes reclama que se rebaje la velocidad o, en su defecto, que se coloquen pasos de cebra elevados. Dicen que los coches suelen ir demasiado rápido en una zona que concentra centros educativos y por la que transitan a diario gran cantidad de peatones. Al tratarse de una carretera de la Xunta, corresponde a esta Administración tener en cuenta las solicitudes.

El mandatario de Boiro, Juan José Dieste, explica que también en carreteras del área rural hay vecinos que piden actuaciones, como la colocación de pasos de cebra elevados. Lo mismo señala el noiés Santiago Freire, quien resalta que suele ser en vías que no son municipales.

Ribeira

Una medida que se generalizará con la humanización

El plan de humanización que lleva a cabo el Concello de Ribeira incluirá la ampliación de los viales de la ciudad limitados a 30. El mandatario, Manuel Ruiz, explica que existe un acuerdo municipal para su implantación en la avenida del Malecón y que también se extenderá, una vez se ejecuten las obras, al nuevo tramo de Rosalía de Castro que contará con plataforma única. Donde no están previstos cambios es en Miguel Rodríguez Bautista.

Noia

Acuerdo con la Xunta para actuar en San Bernardo

Un acuerdo entre la Xunta y el Concello de Noia permitirá transformar el tramo de vía que discurre entre la capilla de San Bernardo y la gasolinera, reduciendo la velocidad a 30 kilómetros por hora. La vía es autonómica y el regidor, Santiago Freire, explicó que pasará a ser municipal una vez que la Administración gallega acometa la ampliación de aceras. El alcalde señaló que en Labarta ya se redujeron los límites y que hay otros lugares en estudio.

Rianxo

El Concello intenta hacerse con el vial de entrada a la localidad

Uno de los objetivos de la Administración que dirige Adolfo Muíños es conseguir la titularidad del tramo viario de entrada a la localidad de Rianxo, que pertenece a la Diputación de A Coruña. Esto le permitiría disponer de capacidad de maniobra para actuar y, entre otras cosas, el mandatario explica que uno de sus objetivos es bajar el máximo de 50 a 30. También en Leiro, comenta, se cursó una solicitud al ente provincial para limitar la velocidad.

Boiro

Diversas actuaciones para incrementar la seguridad 

El incremento de la seguridad en puntos clave forma parte del paquete de medidas que lleva a cabo el Concello de Boiro y que conjuga la bajada de la velocidad a 30 kilómetros por hora en lugares como el polígono o las proximidades de los centros educativos con la construcción de nuevos pasos elevados. La mayoría de las calles del entorno urbano ya tienen los resaltos y el regidor explica que hay otras intervenciones que están en proyecto.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

Freno a la velocidad en los cascos urbanos