Ganaderos de Barbanza denuncian que el lobo ha matado al 80 % de las crías

Afirman que la población aumentó considerablemente en el último año y reclaman medidas a Medio Ambiente


ribeira / la voz

«Non podemos ter o gando para manter aos lobos. Ou retiramos as reses ou hai que buscar unha solución», manifestaba ayer Manuel Boo. Al igual que otros criadores de la comarca, subraya que la población de estos mamíferos ha experimentado un notable aumento en el último año. El sonense Daniel Fernández asegura: «Hai 15 días viron unha manada cunha ducia de exemplares en Chans do Feais». Los afectados afirman que, en el último año, los cánidos han matado al 80 % de las crías de sus reses, especialmente potros.

Sin embargo, obtener datos concretos sobre el número de ejemplares que han podido caer bajo las garras de los lobos es complicado porque los propios ganaderos explican que en muchos casos no han tramitado denuncias: «Temos un prazo de 48 horas para facelo, pero entre que detectamos a falta do animal e o localizamos pasa máis tempo». Con todo, alguna sí se ha cursado, como explica el lousamiano Enrique Laranga: «Hai dez días eu fixen dúas xuntas».

El recuento de bajas que hacen los afectados es demoledor: «De 23 eguas que quedaron preñadas a pasada campaña só queda unha cría. Eu non podo manter os animais con estas perdas», especifica Laranga. Las cifras que ofrece el pobrense Manuel Boo, que cría las reses para comercializarlas en su carnicería, tampoco es mejor: «De 30 eguas que pariron, non deixaron nin unha cría. A maioría tiñan só uns días de vida, non dou tempo nin a marcalas. En becerros tiven unhas dez baixas».

El ganadero de Xuño Daniel Fernández confirma el cálculo de un 80 % de pérdidas: «Perdéronse máis de 200 crías que non chegaban ao ano».

Nuevo período

Los propietarios reclaman soluciones a la Administración porque, afirman, a partir del próximo mes comenzarán a nacer las crías: «Se isto continúa igual teremos que vender os animais. Coñezo gandeiros aos que o pasado ano lles pariron 20 vacas e só lles quedan un par de becerros».

De hecho, comentan que muchos dueños de reses mostrencas ya han dejado la actividad y vendido los ejemplares: «A Xunta díxonos que o gando debía estar nos peches do monte, pero así non podemos estar».

Con el propósito de sumar apoyos, dueños de animales y comuneros integrados en Serra do Barbanza mantuvieron una reunión la noche del lunes para exponer la situación y analizar posibles medidas a adoptar.

Los asistentes explicaron que hace unos días mantuvieron una reunión con la directora xeral de Conservación da Natureza, Belén Docampo: «Díxonos que non tiñan constancia da situación», precisó Daniel Fernández. Uno de los asuntos tratados fue la posibilidad de realizar batidas, pero para autorizarlas, la Administración debe tener datos concretos sobre el número de reses que se han perdido.

Precisamente, en esta labor están ahora los ganaderos que, manifestaron, están recopilando datos para remitírselos a Medio Ambiente y, de esta forma, conseguir que se intervenga. Todos los consultados aseguran que no tienen dudas de que se trata de lobos: «Vímolos, sabemos que están aí». Enrique Laranga explica que recientemente los vio cerca del polígono de Boiro: «Fomos buscar uns cabalos que escaparan e estaban aí. Ten que haber unha poboación controlada de lobos. O que non sabemos é de onde saíron tantos».

Axena dice que debe verificarse si el cánido es el causante

Miembros del colectivo ecologista Axena expresaron su extrañeza por un aumento de la población de lobos en la sierra: «Sempre houbo, pero non creo que haxa máis que hai catro anos», indicó Xurxo Gago, quien hizo un llamamiento a la prudencia e incidió en la necesidad de verificar si realmente el cánido es el causante de las muertes.

En este sentido, Gago recordó lo ocurrido en el 2012: «Botóuselle a culpa ao lobo e logo demostrouse que eran cuatreros. Hai xente que son delincuentes ambientais e que prexudican á comunidade gandeira, ocasionando importantes danos».

Xurxo Gago manifestó que en determinados lugares se apuesta ya por un cambio de las prácticas ganaderas: «Visto que a concesión de subvencións non axuda a mellorar o conflito entre animais salvaxes».

Proteger a los recién paridos

Las prácticas a las que se refiere tienen que ver con un aumento de la protección a las reses recién paridas: «Recoller os puchos ou os poldros cando son pequenos e máis indefensos ante os ataques. Está claro que son os máis vulnerables e en moitos lugares xa están apostando pola implantación do que se denominan boas prácticas gandeiras».

El integrante y uno de los fundadores de la entidad Axena considera que este tipo de medidas también acabarán implantándose en la zona.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

Ganaderos de Barbanza denuncian que el lobo ha matado al 80 % de las crías