Cámaras de infrarrojos para observar a los animales

Los dispositivos de fototrampeo se activan con el movimiento y son usados para el control de especies


Ribeira / la voz

La aparición de cámaras en distintos lugares de la sierra de Barbanza ha despertado el recelo de los ganaderos, que desconocen para qué se están usando. Un criador de A Pobra afirmaba ayer: «Poden ser para controlarnos a nós, eu non sei que utilidade se lles dá. Deberían estar sinalizadas, creo que temos dereito a saber se nos movemos por un sitio vixiado». Lo cierto es que el empleo de estos dispositivos es más frecuente en espacios naturales y zonas de monte de la comarca de lo que pudiera pensarse.

Equipados con infrarrojos, resultan especialmente útiles de noche porque permiten captar con bastante nitidez animales en su hábitat sin ser descubiertos. Se activan con el movimiento y pueden sacar tanto fotografías como vídeos.

El boirense Jacobo Alonso, apasionado de la fotografía -principalmente submarina, pero también de la naturaleza en general- afirma que este tipo de cámaras «son empleadas tanto por aficionados como por empresas dedicadas a la realización de documentales o de reportajes para revistas especializadas. También por expertos para estudiar poblaciones de animales, de manera genérica o específica».

La fauna, en plena acción

Explica que incluso él las ha utilizado en varias ocasiones porque «puedes ver como un animal alimenta a sus crías, las protege, se esconde o se aparea. Yo descubrí que había mofetas y ginetas en el parque natural por las imágenes obtenidas a través del dispositivo de otro aficionado».

Jacobo Alonso comenta que suelen atarse a árboles, dado que ya están fabricadas para pasar inadvertidas, y colocar algún cebo para atraer a los animales.

Estos son los usos más frecuentes y para los que fueron concebidas, aunque Alonso resalta que nada impide que pueda dársele un empleo muy distinto al de la discreta observación de la naturaleza.

Otro aficionado, miembro, entre otras, de la Sociedade Galega de Historia Natural o del Grupo de Estudios do Medio Mariño, comenta que estos dispositivos «están muy popularizados y la gente accede a ellos con facilidad, movida por el ocio o por la curiosidad sobre la fauna».

Sin embargo, asegura que también son empleados por otras personas con intereses muy distintos, entre los que incluye la captura de animales. En el parque natural de Corrubedo se emplearon, bajo supervisión de Medio Ambiente, con el propósito de determinar el censo de jabalíes y controlar la población.

En cuanto a la obligatoriedad de solicitar permisos, diversas personas apuntaron que no está definido legalmente. Sin embargo, apuntaron: «Un sistema susceptible de grabar imágenes necesita de su conocimiento. No es de uso libre porque puede implicar a terceras personas y, además, el monte tiene dueños. Es un tema complejo.

Los aparatos pueden adquirirse por unos 40 euros

Basta con poner en un buscador la palabra cámara de fototrampeo para que aparezca una amplia gama de dispositivos cuyo precio oscila entre los 40 euros y los más de 300. Son de color verde y están diseñadas para camuflarse en la naturaleza. Cuanto más sofisticadas sean mayor ángulo de visión tienen y algunas envían las imágenes directamente a dispositivos electrónicos en cuanto las sacan.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

Cámaras de infrarrojos para observar a los animales