El año comienza con una decena de bajas por jubilación en las policías

El anticipo a los 60 años de la edad para retirarse deja en cuadro a varios equipos


Ribeira / la voz

Se preveía una cascada de jubilaciones en cuanto entrase en vigor el real decreto que adelanta a los 60 años la edad en la que los policías locales pueden jubilarse -59 si cuentan con más de 35 años de servicio-, pero el inicio del año ha traído consigo un aluvión de bajas en los cuerpos de municipales. No en vano, solo en los primeros días han formalizado su renuncia una decena de agentes, a los que próximamente seguirán unos cuantos más.

Outes y Carnota son los únicos municipios en los que no hay nuevas retiradas a la vista, mientras que en Rianxo está prevista una única jubilación este año, que se concretará el próximo mes de septiembre. Sin embargo, en las demás policías la mayoría de los agentes que cumplen los requisitos para poder retirarse han iniciado el proceso para convertirse en pensionistas, lo cual trastoca en gran medida la organización de los turnos de trabajo porque muchos equipos se quedan en cuadro. El caso más extremo es el de Porto do Son, donde actualmente hay solo dos funcionarios y uno de ellos dejará de estar en activo este mismo mes de enero.

Quien ya ha emprendido el camino de la jubilación es Pedro Fernández, que hasta el inicio de este año era el jefe de la Policía Local de Ribeira y que el pasado martes, día que entró en vigor la jubilación anticipada, dijo adiós al servicio público. Y este fin de semana seguirá sus pasos otro agente ribeirense, que se despedirá de la vida profesional con la cabalgata de Sus Majestades de Oriente. Esto supondrá un trastorno importante en la organización del cuerpo municipal, ya que las dos bajas se suman a las carencias de personal que ya existían previamente, y a las ausencias temporales de otros tres agentes, de manera que habrá que tirar de horas extra para cubrir las guardias mientras se espera que se adjudiquen las dos plazas que están convocadas.

De golpe

Más acusado será el golpe de las tres bajas que se han registrado de una sola tacada en la Policía Local de A Pobra, que ha comenzado el año con ocho profesionales en activo a los que en mayo habrá que restar otro integrante. Entre los tres que han abandonado ya la actividad se encuentra el anterior jefe, Ramón Valiño, que después de 38 años de servicio ha dicho adiós. Reconoce que la situación en la que queda el cuerpo es complicada porque «isto xa vén de atrás, houbo xubilacións que non se cubriron», y espera que la intención de convocar cuatro nuevas plazas fructifique.

Otra de las policías más afectadas por las jubilaciones materializadas con el inicio del año es la de Boiro, donde tres agentes se despidieron ya de sus compañeros, y está previsto que un cuarto les siga próximamente, en cuanto se incorpore de la baja que le mantiene apartado del trabajo.

Por su parte, en Muros también se retirará en las próximas semanas una persona que acaba de soplar las 60 velas, mientras que en Noia todavía no se ha producido ninguna, pero dos agentes están en trámites para jubilarse, y hay otros tantos que podrían hacerlo, aunque de momento no han mostrado intención de abandonar la actividad.

Ante esta situación, el alcalde noiés, Santiago Freire, trasladará a Vicepresidencia la necesidad de flexibilizar la contratación de auxiliares para paliar las carencias de personal.

La norma está en vigor desde el día 2 y las solicitudes presentadas se están tramitando

El decreto que regula el anticipo de la edad de jubilación entró en vigor el pasado 2 de enero y desde entonces se han registrado solicitudes de agentes que aguardaban como agua de mayo el inicio del año para abandonar la vida profesional. Sin embargo, se están encontrando con algunos problemas, puesto que en las oficinas de la Seguridad Social todavía no disponen de instrucciones concretas ni del programa necesario para aplicar el decreto.

Con todo, las solicitudes presentadas se están tramitando, y mientras tanto no hay inconveniente para que los concellos den de baja a los trabajadores que se acogen a la jubilación anticipada. Expertos en este tipo de temas señalaron que se trata más de una cuestión técnica que de norma y que, por tanto, no hay problema para que se aplique.

Seguir leyendo

Savia nueva

El hecho de que haya un aluvión de jubilaciones de golpe y porrazo demuestra que uno de los problemas de los que adolecen las policías locales es el de la elevada edad media de sus plantillas. En necesaria savia nueva, pero para que llegue deben agilizarse los procesos de contratación.

Seguir leyendo

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
2 votos
Comentarios

El año comienza con una decena de bajas por jubilación en las policías