Barbanza saludó al 2019 en la calle

El brindis lechero de Mazaricos, las uvas de Corrubedo y las fiestas en carpas fueron los grandes protagonistas


ribeira / la voz

En contra de lo que ocurre en Nochebuena, una fiesta que muchos celebran en familia, el Fin de Año se disfruta, tradicionalmente, en la calle. Y eso fue lo que ocurrió el lunes en Barbanza. Miles de personas participaron en las diferentes actividades programadas para iniciar con alegría y diversión el 2019.

Los primeros en despedir el 2018 fueron los mazaricanos. A primera hora de la tarde, un centenar de personas tomaban la salida en la tercera edición de la Carreira do Leite. Como en años anteriores, los originales atuendos que lucieron la mayor parte de los participantes fueron la nota más llamativa, destacando la presencia de numerosas vacas.

Lo más importante no eran los resultados, pero hubo, como en cualquier prueba que se precie, ganadores. Fueron Rubén Insua en la categoría masculina y Rocío Alvite en la femenina. La prueba, que se está consolidando como uno de los platos fuertes de la programación navideña de Mazaricos, concluyó con un singular brindis. Los vecinos que abarrotaron la casa de cultura de A Picota alzaron sus copas llenas de leche por un próspero 2019.

Tras la cena de rigor, pero antes de las campanadas, se reunieron para festejar el inicio de un nuevo año los vecinos de Corrubedo. La convocatoria partió del nuevo colectivo creado en la parroquia, la Asociación Cultural Corrubedo 11 Séculos. Quienes se animaron a secundarla acudieron al atrio de la iglesia provistos de uvas, cava y confeti. Tras el arranque oficial del 2019, desplegaron una pancarta con el logotipo de la entidad, que ha sido creado por miembros de la organización Cando lle Cadra.

Al abrigo del frío

Ayudó a que los barbanzanos se animaran a salir a la calle el tiempo. Y es que el 2019 arrancó en la comarca con cielos despejados; eso sí, con las temperaturas más bajas de este invierno. Los rianxeiros se resguardaron del frío en una carpa, donde las Juadalupeñas se encargaron de caldear el ambiente. Hubo disyoqueis y campanadas a base de gominolas a las tres de la madrugada. El broche fue, como era de esperar, con churros y chocolate.

También hubo carpa en el Malecón de Ribeira, punto caliente de la fiesta de Fin de Año que se completó con otros dos disyoqueis situados en el parque García Bayón y en Bandourrío. Los bares, tanto en la ciudad de Santa Uxía como en el resto de localidades de la comarca, fueron otra opción elegida por los barbanzanos para tratar de empezar con buen pie el 2019.

Incluso hubo empresas, como la boirense Rotogal, que quisieron brindar con sus empleados por un próspero año nuevo. Todos, a lo largo y ancho de la comarca, alzaron la noche del lunes sus copas por un 2019 lleno de buenos deseos.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
1 votos
Comentarios

Barbanza saludó al 2019 en la calle