Media vida tras la huella del lobo

El noiés realiza un seguimiento de las poblaciones de cánidos en la comarca


Ribeira / La Voz

«Hay mucho mito alrededor del lobo. No es una fiera ni se come a los niños, hay mucha desinformación». Esto lo dice una persona que sabe perfectamente de qué habla. El noiés Agustín Pérez Souto lleva media vida tras la huella de estos mamíferos. Empezó en el año 95 con una afición que le ha llevado a convertirse en todo un experto, y actualmente el seguimiento que realiza de las poblaciones de cánidos es casi un estilo de vida: «Ahora vivo en Santiago, pero me desplazo a la sierra de Barbanza todos los fines de semana. Soy el primero en llegar al monte, a las cinco o a las seis de la mañana. A estas alturas sé donde están, sé como se mueven, cuando hay ataques...».

Este estudioso defiende que este mamífero es un depredador que ataca cuando busca alimento: «Está cerca de los humanos porque tenemos la costumbre de tirar de todo en el monte y porque criamos animales domésticos que no siempre están bien protegidos. El lobo es un animal que se desplaza mucho y las oportunidades que se le presentan no las va a desperdiciar». No oculta que la convivencia no es sencilla, pero también reivindica la poca o nula información y asesoramiento que reciben los ganaderos para que esta sea posible. De hecho, él mismo ha prestado sus conocimientos cuando se lo han pedido, aunque insiste en que hay mucha desinformación en relación con esta especie.

Fascinado desde la infancia

Agustín Pérez reconoce que su afición por los lobos no es usual, así que la pregunta que surge es de dónde viene ese interés por un animal que, ciertamente, no tiene buena prensa. Explica que de pequeño se quedó fascinado cuando hubo una revolución en San Breixo porque el lobo bajó del monte y merodeaba cerca de las casas. Esa historia lo marcó: «También solía hacer observación de aves, y poco a poco fui interesándome por el lobo, subía a la sierra y cuando encuentras un rastro, o una huella, alguna señal de que anda por allí, te va enganchando».

Eso es lo que hace él cuando va al monte. Los espera, los observa, busca rastros que le permitan hacer un seguimiento para saber cómo se mueven. Ese trabajo le ayuda a conocer también cuáles son las grandes amenazas que acechan a estos mamíferos: «En esta zona hay una población adecuada, la pena es que no haya más animales silvestres porque así habría menos ataques al ganado. De todas formas, el principal problema es que hay mucho furtivismo, la gente que no quiere al lobo se deshace de él como sea, con lazos, con veneno e incluso cazándolo».

Los más vulnerables, explica, son los cachorros: «Al final del verano el grupo se dispersa, hasta que en enero se inicia el celo y empieza un nuevo ciclo. Pero cuando están dispersos, muchos lobos jóvenes no sobreviven». Por lo general, la Xunta no autoriza batidas, y hay quien decide tomar medidas por su cuenta de forma ilegal para prevenir posibles ataques, algo que tiene mucho que ver con los mitos que rodean a estos animales y que Agustín Pérez quiere desmontar con divulgación: «El lobo busca alimento y solo ataca para comer, pero no a las personas. Si ve a alguien escapar, no ataca».

Las estadísticas

En este papel de divulgador y de «cuidador» de las poblaciones de lobos que hay en la sierra barbanzana se incluye su colaboración con el grupo Lobo Galicia, en el que voluntarios recorren los montes realizando un denso de los ejemplares y recogiendo datos sobre ellos.

El objetivo de este trabajo es conocer cuestiones como el estado en el que están las poblaciones, el hábitat en el que se desenvuelven, cómo interactúan con las reses o si los ganaderos admiten su presencia en el entorno.

Trabajo colectivo y voluntario. Agustín Pérez forma parte del grupo Lobo Galicia, en el que, como él mismo explica, participan «personas que están preocupadas por el lobo y quieren saber más sobre él». Realizan un trabajo voluntario para recabar datos sobre las poblaciones y elaborar un censo.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
15 votos
Comentarios

Media vida tras la huella del lobo