Jealsa, todo comenzó con una tricotosa

Ramón Ares Noal
MONCHO ARES RIBEIRA / LA VOZ

BARBANZA

MARCOS CREO

La máquina con la que Alonso empezó su trayectoria fue el origen de una corporación con 26 sociedades

23 dic 2018 . Actualizado a las 13:05 h.

A poco que se indague, todo emprendedor, toda gran empresa, simboliza su origen en un detalle nimio. Que si batas guateadas, que si venta de pescado a domicilio, que si construcción de carros de caballos... iniciativas que dieron pie a grandes firmas, pero que tuvieron detrás a personas con una capacidad innata para ver el negocio e ir adaptándose a los tiempos hasta tal punto que, en algunos casos, los primeros pasos nada tiene nada que ver con lo que son. En el caso de Jealsa, ese detalle nimio lo simboliza una tricotosa, y el visionario, Jesús Alonso Fernández, que con 22 años adquiría la máquina para confeccionar trajes de bebé, tras la cual se ponía cada día para ir haciendo realidad las prendas.

Entre la imagen de un joven en busca de su sueño, y la de anteayer -cerca de dos mil personas escuchando palabras como que el grupo consta de 26 sociedades repartidas por todo el mundo, que en el 2018 las contrataciones han batido su récord, superando las 4.500- han pasado 66 años, sesenta de los cuales son los que ha cumplido el buque insignia del grupo, Jealsa, pero también han transcurrido para su mentor, Jesús Alonso, que pudo percibir el agradecimiento y el cariño de sus empleados cuando, al entrar en el polideportivo de Barraña, con la música de A rianxeira de fondo, se levantaron para recibirlo, al frente de su familia, con un sonoro aplauso.

El hoy presidente de honor de la firma quiso empezar su intervención. Entre la emoción y los achaques, evidenció dificultades, que fueron correspondidas por un respetuoso silencio, roto por una voz femenina que exclamó: «Non pasa nada jefe».