Cae un narco gallego asociado con colombianos que traían cocaína en aviones a Europa por Marruecos

Constructor en el pasado, y natural de Boiro, Juan Carlos Otero ya cayó en el 2009 por un alijo de 5.000 kilos de coca


Juan Carlos Otero es un narco de altos vuelos. Lo demostró al caer por primera vez, en el 2009, con 5.000 kilos de cocaína (operación Jirito). Entonces trabajaba para José Manuel Vila Sieira, O Presidente, ambos de Boiro, y parte de la mercancía era de la mafia italiana. En el 2013 fueron condenados y nada se supo de ninguno hasta ayer. Otero, en libertad condicional desde hace un tiempo, no tardó en buscarse la vida. Esta vez fuera de España. Concretamente en Marruecos y trabajando para colombianos.

La nueva aventura le duró poco. La Oficina de Investigaciones Judiciales (BCIJ) cayó sobre él y sus socios en el Sáhara Occidental, cerca de la ciudad de Dajla. Se decomisaron 1.400 kilos de coca de alta pureza y, lo que resultó más sorprendente, se localizó una pista de avión destinada al aterrizaje de aviones cargados de oro blanco. La tesis policial califica de red internacional de tráfico de coca a esta organización. También sitúa en lo más a un colombiano del que por ahora no ha trascendido su identidad. Los planes de esta sociedad, donde la mano de obra eran marroquíes que a su vez trabajaban para otra organización oriunda, pasaban por usar una pista clandestina de avión, también en el Sáhara Occidental, que serviría de escala para aviones que, procedentes principalmente Colombia, tendrían en Europa su destino final.

El líder colombiano fue detenido el pasado fin de semana con dos compatriotas, dos españoles, entre ellos Juan Carlos Otero, y doce marroquíes tras la incautación de 1.400 kilos de cocaína, informa la BCIJ. «Los interrogatorios revelaron que el colombiano al frente de la red, que había recibido cursos de pilotaje de vuelo, entró ilegalmente en Marruecos y se dirigió al territorio del Sáhara Occidental. Allí, en las cercanías de la ciudad de Dajla, preparaba la pista de aterrizaje para las avionetas».

Seis toneladas de combustible

A mayores tenían almacenadas en un depósito de Bujador, también en la costa saharaui, 3,1 toneladas de queroseno para aviones, y 2,7 de gasoil, tres bombas de carburante, cinco motores y cinco generadores eléctricos, además de equipamiento diverso. Todo ello, a ojos de la investigación, evidencia una gran inversión para poner en marcha esta lanzadera de narcoaviones, además de contactos solventes con algún cartel de Colombia capaz de producir la mercancía suficiente para mantener activa la ruta. Este nuevo caso también pone sobre la mesa el nuevo papel de Marruecos en el narcotráfico de coca a gran escala.

El país africano ha sido tradicionalmente productor y exportador de cannabis. El primero del mundo, siempre. Pero su situación geográfica de puerta hacia Europa lo está convirtiendo en los últimos años en punto de intersección entre Sudamérica, África y Europa para el tráfico de cocaína. Y Galicia, nuevamente, juega un importante papel. La última gran operación contra el narcotráfico en Marruecos fue en el 2016. Se saldó con 2.575 kilos. Uno de los principales acusados, Víctor Manuel Lemiña, también es gallego y, al igual que Otero, será juzgado en Marruecos.

Un abogado de Vigo lideraba la banda que trajo el mayor alijo de heroína de España el año pasado

E. V. PITA

El grupo adelantó 160.000 euros para fletar un envío de cocaína desde Colombia pero sus contactos sudamericanos les engañaron

Un abogado vigués figura como el líder de una banda de doce implicados que movió el mayor alijo de heroína de España el año pasado y que fue valorado en 2,8 millones de euros. Además, la banda planeaba traer un cargamento de cocaína y adelantó 160.000 euros a sus contactos en Colombia pero estos les engañaron y el envío de droga se frustró.

El Juzgado de Instrucción número 1 de Vigo ha finalizado la investigación sobre la presunta organización delictiva sospechosa de intentar introducir en Galicia en agosto de 2017 un camión cargado con 60 kilos de heroína. El alijo de droga incautado a los sospechosos en una nave de Caldas de Reis (Pontevedra) es uno de los mayores que se han interceptado en Europa el año pasado. Su precio en el mercado ilícito alcanzaría los 2,8 millones, según consta en el auto emitido por la instructora. La magistrada, según explica el Tribunal Superior de Xustiza de Galicia (TSXG), ha acordado que la causa se siga contra doce personas.

Seguir leyendo

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
13 votos
Comentarios

Cae un narco gallego asociado con colombianos que traían cocaína en aviones a Europa por Marruecos