Las revisiones catastrales elevaron a 4.348 millones el valor inmobiliario

Los mayores incrementos son los registrados en Muros, Porto do Son y Rianxo

Xoán R. Alvite
Ribeira / la voz

El impuesto de bienes inmuebles (IBI) ha cobrado desde hace unos años una importancia crucial, básicamente por la creciente incidencia que el pago de este tributo está teniendo para las economías familiares. Las revisiones de oficio efectuadas por el Catastro, a las que no ha sido ajena la comarca, han supuesto un incremento de la cuantía a pagar para la mayor parte de los propietarios. Durante el último lustro, las inspecciones, unidas a actualizaciones de las ponencias de valores, como las efectuadas en Porto do Son o Muros, han conllevado también una considerable alza del valor que Hacienda otorga a los bienes inmuebles existentes en el área de Barbanza. La cuantía se eleva en la actualidad a 4.348 millones de euros, frente a los 3.704 de hace cinco años.

A la hora de explicar este aumento, el secretario del Concello de Porto do Son, José Manuel González, explica que inciden diversos factores: «No procedemento de investigación detéctanse edificacións novas, así como reformas ou melloras nas que xa estaban dadas de alta. Estes aspectos motivan unha suba do valor das construcións».

Asimismo, González comenta que también repercuten cuestiones como la situación de los inmuebles, la superficie, la antigüedad o la clasificación del suelo: «Se houbo unha modificación do PXOM e un chan pasou a ser urbano, iso tamén suma». El secretario comenta que, en algunos casos, la revalorización de los inmuebles es mayor porque se han superpuesto los dos factores: actualización de la ponencia de valores por parte de un ayuntamiento e inspecciones de oficio.

Grandes diferencias

La explicación del técnico sobre municipios en los que hayan coincidido los dos aspectos durante el último lustro tiene un reflejo claro en Porto do Son, Muros y Rianxo, que, precisamente, son los tres municipios con mayores incrementos de las valoraciones catastrales de los inmuebles por parte de Hacienda.

En estos ayuntamientos tuvo lugar una actualización catastral, a la que siguió la revisión. Esto motivó que las edificaciones tuvieran una valoración mayor y, por lo tanto, también ha repercutido en los recibos.

Al margen de que ahora los vecinos también deben pagar por piscinas o galpones, cosa que hasta ahora no sucedía, lo cierto es que la mayor revalorización se registra en los bienes inmuebles de uso residencial. Es aquí donde entran en juego aspectos como los servicios de los que dispone la zona, el emplazamiento de las construcciones o las mejoras que hayan podido hacerse en ellas.

En la actualidad, Hacienda otorga a las edificaciones residenciales del conjunto de la comarca un valor de 3.267 millones, cuantía que era unos 600 millones inferior cinco años antes, cuando la suma ascendía a 2.756 millones, antes de todos los cambios realizados.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

Las revisiones catastrales elevaron a 4.348 millones el valor inmobiliario