Barraña quiere más bailes de salón

En un choque aderezado con «tiki-taka», el Boiro cortó la mala racha ganando a un Porriño que disfrazó su posición de colista con tesón y ganas


ribeira / la voz

Salió el sol de nuevo en Barraña, gracias a los destellos de calidad de unos boiristas que tímidamente acabaron poniendo la obertura de un baile de salón. Los de Rubén López cortaron ayer la mala racha de seis derrotas y dos empates (2-1) ante un Porriño que disfrazó su posición de colista con sudor y tesón. No obstante, los pontevedreses no pudieron hacer frente al juego combinativo y de toque que tuvo sus claros protagonistas en tres pares de botas, las del binomio perfecto de Elier y Carlos Romero, así como las del hombre de la jornada, Óscar.

El choque se inició con cierta calma entre ambos bandos, pero al cuarto de hora el Boiro tomó la inciativa con un disparo de Manú desde la mitad del campo rival que se escapó por milímetros. Casi sin tiempo para respirar, la pelota regresó a territorio porriñés para que Borja Outeiral convirtiese un rechace del larguero en un golazo de cabeza. A partir de ese instante, el dominio local fue una constante, con Elier y Romero fabricando paredes u Óscar recuperando cualquier balón y colándose por cualquier hueco. Tras dos oportunidades de Changui que no hallaron fortuna en el área, los dos bloques se marcharon a vestuarios.

Segunda parte

La segunda parte arrancó con doble cambio en las filas de los de Manuel Antonio Losada, quien replegó a Portas y a Rocha por Pana y Gabri. Una decisión acertada que dio aire a los visitantes, hasta que el presidente boirista les hizo contener la respiración en el minuto 62. Tras recibir un pase en profundidad, Changui, solo ante Fernando, picó la bola de vaselina y se la puso de sombrero para luego quitarse el suyo entre las ovaciones del 2-0.

El segundo forzó a más cambios a los de Lourambal, para darle minutos a Fran por Caramés. Rubén López también apostó por sacarse un as de la manga llamando a filas a Anxo. Mas el correr del tiempo en el luminoso fue ensuciando el partido e invocando cartulinas, como la que se llevó David cortando una jugada de Óscar con una entrada dura.

Con esa tónica recibió el premio a la insistencia Richi, sin duda el mejor porriñés visto ayer sobre Barraña que, tras correr la banda, cazó el último tanto de una jornada de buen fútbol.

Rubén López: «O equipo tivo momentos moi bos, pero faltoulle finalización para maior recompensa»

El técnico del Boiro, Rubén López, extrajo una lectura positiva del choque de ayer, que se saldó con una victoria más que necesaria para los ánimos del bloque: «Fixemos o máis difícil, cortar esta racha. Seguiremos traballando para que o equipo se sinta mellor no campo porque sei que pode dar moitísimo máis».

Por otra parte, y sobre el regreso del buen fútbol a Barraña, el entrenador destacó que «a título individual, todo o equipo estivo a un nivel moi alto. Era moi importante estar xuntos, tanto no traballo defensivo como no ofensivo, para que non puideran achegarse á portería, e creo que o conseguimos durante moitos momentos».

Asimismo, López también señaló otra de las evoluciones más notorias del conjunto barbanzano, como fueron «as vixilancias do traballo defensivo para que non puidesen transitar», un aspecto que comenzó a engrasarse y ser visto sobre el césped desde el partido en casa contra el Compostela.

Olvidar las derrotas

Lo cierto es que los boiristas tuvieron que aguantar hasta el final del duelo con la posibilidad del empate de los rivales, cuestión que se acrecentó con el gol de Richi y del que el adiestrador indicó que «foi unha mágoa o tanto que os mete [al Porriño] no partido, pero o importante era sumar os tres puntos e deixar atrás os malos resultados. Puntuar vainos axudar moito».

Los barbanzanos viajarán a Valdeorras para medirse al Barco

La próxima jornada, el Boiro visitará tierras ourensanas para medirse a uno de los bloques más duros de la temporada, el Barco. El técnico boirista, Rubén López, calificó este encuentro de «unha saída moi complicada, das máis difíciles para enfrontarse a un dos equipos máis en forma». Sin embargo, el entrenador contará con el gran trampolín anímico que supuso el choque ante el Porriño Industrial: «Para nós esta dinámica cambia, porque a vitoria vainos dar máis posibilidades e confianza no noso xogo e, por suposto, chegar ao Barco dispostos a gañar».

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
1 votos
Comentarios

Barraña quiere más bailes de salón