Pereiro, Delgado y Pino crearon un podio de leyendas en Boiro

Xosé Teixeira ganó en M60 y Mario Castro en M50


ribeira / la voz

Era un podio, pero bien hubieran merecido un pedestal que soportase el peso de sus leyendas. El Critérium Ciclista Vellas Glorias que se celebró ayer en Boiro ya prometía que unos cuantos nombres propios tendrían mucho que decir. No defraudaron y los vencedores de la general absoluta fueron Óscar Pereiro, seguido de Perico Delgado y de Álvaro Pino.

No obstante, el desfile de grandes del ciclismo de las últimas décadas no terminó ahí, pues el apartado M40 lo conquistó Eladio Jiménez -quien cuenta en su palmarés con varias etapas de la Vuelta a España y la de Portugal-, mientras que en la modalidad de M60 el triunfo fue a parar a manos del mítico Xosé Teixeira -y a pesar del atropello que sufrió el año pasado en Vigo-. Mario Castro Solla, quien había vestido los colores del Spol Caixanova, se llevó la M50.

Asimismo, el primer puesto de la manga de fondo recayó en Pedro Delgado, seguido de Jiménez y de Moisés Leboso Morais. El premio a la primera categoría profesional se lo llevó Marcial Rodríguez y el de exprofesional, Castro Solla. Además, también hubo merecidos reconocimientos, como el que levantaron Ricardo Ribeiro, presidente del Club Ciclista Barbanza; José Luís Padín y Jesús García Lapido.

Personalidades y figuras

La competición reunió a personalidades como el ciclista Ezequiel Mosquera, el alcalde boirense, Juan José Dieste; o la secretaria xeral de Deporte, Marta Míguez; quienes entregaron varios de los galardones.

«O premio é xuntar a todas estas xeracións e o certo é que todos os anos parecemos nenos pequenos, contando sempre as mesmas historias», explicó sonriendo Pereiro, instantes antes de la contrarreloj, del incaculable valor de los recuerdos de Teixeira y de Evaristo Portela. No muy lejos del ganador del Tour del 2006, mientras volaban apurados selfis sobre los sillines, era fácil comprobar que el que fuera entrenador de Celta y Dépor, Francisco Vázquez, todavía sigue enganchado a su otro deporte: «A bicicleta é o meu psiquiatra, sempre volvo a ela», declaró.

Que el manillar no se abandona también lo expresó el que fuera ganador de un Tour de Francia, Perico Delgado: «Afortunadamente, con muchos sigo manteniendo el contacto, pero nos vemos de civiles, no de toreros. Me hace mucha ilusión vestirnos de luces muchos años después de haber sido rivales, compañeros y ahora amigos».

Al lado de Delgado, colocando el dorsal, estaba Xosé Teixeira, derrochando energía por todos los costados: «A festa do ciclismo en Boiro marca un punto de inflexión, ata agora viñamos reuníndonos como amigos, pero hoxe xa é un critérium serio e imos a dalo todo». Y esa fue la promesa que permitió soñar una vez más con los éxitos del ciclismo español.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

Pereiro, Delgado y Pino crearon un podio de leyendas en Boiro