La neutralidad de Franco (2)


Pero el que dijo no a Hitler fue Franco en Hendaya y no por dinero, sino por evitar otra guerra que podía echarle a él del poder. Franco no quería dinero porque quería el poder. Y tuvo el poder y lo mantuvo por su hábil prudencia. No por su falsa neutralidad, sino una neutralidad que destrozó a Hitler al impedir cerrar el Mediterráneo. Si Franco llega a ceder ante Hitler en Hendaya, los alemanes le hubieran cerrado el estrecho y Rommei hubiera ganado a Montgomery y cerraría el canal de Suez. Además, el desembarco en el norte de África no hubiese podido realizarse como reconoció y explica exhaustivamente Eisenhower en sus memorias.

En el libro de sir Robert Hodgson, primer embajador inglés ante el Gobierno de Burgos, se explicó por varias fuentes lo que pasó en Hendaya, las idas y venidas de Serrano Suñer y Canaris, y un hecho crucial que se comentó poco por el pacto de Salazar y Franco del año 1940, por el cual si Alemania invadiese España contra su voluntad se iba a encontrar con otra guerra peninsular, como la que sufrió Napoleón, pues Inglaterra ayudaría a su aliado Portugal como hizo Wellington, penetrando en España. Y una guerra de guerrillas en España era lo último que podían desear los alemanes.

Franco se dedicó a procrastinar y hacerse el gallego con Hitler. Como escribía Viñas: «Esperaba una cartita en la que Hitler le garantizase por escrito que si entraba en la guerra podría ocupar no solo Gibraltar, sino el resto el norte de Marruecos. La idea es que Franco dio largas a Hitler y le pidió el oro y -literalmente- el moro». Quedó en Hendaya que le avisaría cuando España estuviese recuperada para entrar en guerra, pero cinco meses después volvió a darle largas. Hasta que la invasión de Rusia convenció a Franco de que el eje había cometido su harakiri.

A lo que voy, a Franco se le puede acusar de muchas cosas, incluso de asesino, pero no de otras. Nunca robó porque no le interesaba el dinero. Tenía bastante con el poder. Llevaba una vida frugal y de gustos austeros. Reconocer todo esto no es ser franquista, ni facha ni loco, es explicar cómo sucedieron las cosas y con ello demostrar por enésima vez que en la tragedia de la humanidad no hay héroes. Ni siquiera villanos. Hay seres imperfectos, mezclados, grises, astutos y tenaces.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
1 votos
Comentarios

La neutralidad de Franco (2)