El Racing pasó el rodillo en Barraña

Tercera El Boiro aguantó el tipo y llegó a dominar el encuentro en la primera parte, pero tras la expulsión de Carlos Romero, los ferrolanos fueron superiores


ribeira / la voz

Con más corazón que cabeza. Así terminó jugando el Boiro sobre el césped de un campo de Barraña conquistado por un Racing de Ferrol (0-3) que, por momentos brilló y por momentos se mostró conformista. Al igual que en los dos empates anteriores frente a rivales de la talla del Compos y Arousa, los de Rubén López repitieron el esquema de buscar cualquier hueco a sangre fría e intentar contrarrestar la calidad individual de algunos visitantes. Las últimas dos victorias de los de Emilio Larraz hacían apuntar a que el duelo sería intenso. Ninguno defraudó.

Lo cierto es que durante la primera parte, el Boiro llegó a hacerse con la posesión y a poner contra las cuerdas al emblema de A Malata, un conjunto que salió con toda la munición desde el pitido inicial, llamando a filas a Pablo Rey, Armental y Joselu.

El choque se inició con una mezcla de respeto y timidez y no tardaron en tener que salir a escena Borja Outeiral y Ander para cortar las intentonas del capitán ferrolano. A los diez minutos, Carlos Romero coleccionaba la primera amarilla tras intentar detener una carrera de Armental, una cartulina que luego sería decisiva.

Al cuarto de hora se produjo el cambio de guion y el Boiro le recordó al Ferrol a quien le pertenece el terreno de juego. En el 24, Changui tuvo el gol en las botas tras cazar un balón en largo que intentó ponerle de sombrero a Diego Rivas, pero sobrevoló al cancerbero y a la portería. La del presidente no fue la única ocasión de unos locales que pudieron abrir la lata gracias a dos disparos de Carlos Romero que rondaron la escuadra.

Los goles

A falta de cuatro minutos para el pase por vestuarios, llegó el centro de Villarejo al segundo palo que Juan Antonio peinó para dejársela a Armental. El graderío contiene el aliento. Rebote. El balón se queda muerto y es Pablo Rey el que lo revive abriendo la lata para el Ferrol. Solo dos minutos más tarde, Joselu forzó la estirada de Rodri, que evitó mayores daños en el fin de la primera parte.

Justo después de la reanudación del partido tuvo lugar la polémica expulsión de Carlos Romero, tras entrar fuerte para cortar un pase que ya se había esfumado. Su ausencia, ese agujero, condenaría a un Boiro que replegó a Changui para sacar al recién recuperado Anxo y acabar buscando el frescor en Elier y Toño Pozas. Los tres se dejaron la piel, pero los números no cuadraban y robar el esférico en campo ferrolano se antojaba una hazaña.

En el 70, una nueva carrera de Armental se transforma en la asistencia perfecta a Pablo Rey, que la coló a la altura de la cepa del palo desde la media luna. Lluvia y sudor, pero todavía quedaban minutos para que una recuperación ferrolana, vestida de contra, colocase a Juan Antonio ante Rodri y disparase a placer.

Rubén López: «Houbo dous partidos e o primeiro durou ata que o árbitro nos deixou»

Rubén López, el técnico boirista, tiene muy claro que ayer en Barraña «houbo dous partidos e o primeiro durou ata que o árbitro nos deixou». Para el entrenador, el punto de inflexión vino dado porque «hai dúas xogadas que condicionan o partido, unha é o gol deles e outra é a expulsión [de Carlos Romero] que ridiculiza e remata co encontro».

El adiestrador, visiblemente disconforme con una polémica decisión arbitral que también agitó a las Krusadas, rompió una lanza por sus hombres y destacó que «creo que durante 50 minutos veuse un Boiro que xogou de ti a ti co Ferrol. Na primeira parte tivemos ocasións de gol, transitamos, contrarrestámolos ben e tivemos a bola. Demos a cara e tentámolo por todos os medios, pero estou contento e orgulloso do meu equipo».

Rubén López también señaló que el abultado marcador de 0-3 «tampouco é merecido, dáme igual que sexa o Ferrol ou quen sexa, se houbo perigo na primeira parte foi por parte nosa». El técnico indicó que hay jugadores determinantes, como el caso de Pablo Rey, el capitán visitante cuyo segundo gol «sentenciou o partido».

Por otra parte, López declaró que ahora lo que toca es recomponerse de la derrota y pensar en la siguiente parada, un viaje que llevará a los boiristas a un terreno nada fácil de conquistar, O Couto. La unión ourensana ocupa la quinta plaza de Tercera y solo ha perdido un choque.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
3 votos
Comentarios

El Racing pasó el rodillo en Barraña