Los accidentes viarios causados por animales superan el medio centenar

Los atropellos de jabalíes son los más numerosos en lo que va de año, seguidos de los de perros


ribeira / la voz

El incremento del número de accidentes en los que se ven implicados animales que invaden la calzada se ha disparado en toda Galicia, y también en la comarca, donde ya se superan medio centenar de siniestros de este tipo este año, según los datos que tiene registrados la Guardia Civil de Tráfico, aunque desde las distintas policías locales de la comarca advierten que la cifra es muy superior, porque en la mayoría de los casos no se da parte a las autoridades competentes y, por lo tanto, no quedan registrados.

Los jabalíes son, con mucha diferencia, los que más incidentes provocan, ya que hasta el mes de octubre se habían contabilizado 33 en las carreteras barbanzanas, una cifra que no se sitúa muy lejos de los 42 atropellos de cerdos salvajes registrados en todo el 2017. El hecho de que estos animales suelan aprovechar la oscuridad para desplazarse en busca de comida provoca que los conductores tengan dificultades para verlos hasta que prácticamente los tienen encima, sobre todo en aquellas vías que cruzan áreas de monte y carecen de iluminación.

También son bastante numerosos, aunque menos, los accidentes con perros que la Dirección General de Tráfico tiene anotados -11 atropellos en los nueve primeros meses del año-, mientras que los siniestros en los que se vieron implicados tejones fueron tres, con zorros hubo dos, uno con una vaca y otro con un animal no identificado. En este último caso, y dadas las dimensiones del ganado, suelen ser los incidentes más importantes, ya que además de los graves daños materiales que sufren los vehículos también suele haber heridos leves. Por fortuna, en lo que llevamos de 2018 hubo solo dos lesionados en este tipo de accidentes, uno más que en el 2017, aunque el ejercicio pasado se registraron dos atropellos de caballos y uno de un corzo, especies que por su tamaño también aumentan la peligrosidad del suceso.

En la AC-550 y en la AC-400

Aunque los animales pueden cruzar la carretera en cualquier parte, la comarcal AC-550 es la que mayor número de incidentes de este tipo ha registrado, sobre todo en aquellos tramos que recorren las zonas de montaña y que no cuentan con alumbrado público, puesto que, aunque existen señales que advierten de la presencia de animales en la calzada, de poco valen en la oscuridad, cuando resulta más difícil detectarlos.

La AC-400, que discurre entre Muros y Santa Comba, o la DP-1105, que une Boiro y Noia, también suelen ser escenario de atropellos de distintas especies de animales, una situación que también se produce en la autovía, a pesar de que esta carretera dispone de vallas y otras medidas de protección para evitar que los animales puedan acceder a los viales.

En este sentido, los responsables de la Dirección General de Tráfico en Galicia y los de la Consellería de Medio Ambiente están trabajando en nuevas medidas para intentar reducir el número de accidentes de este tipo, puesto que en los nueve primeros meses del año se registraron 3.111 atropellos de animales en toda Galicia, lo que supone un incremento del 32 % con respecto al 2017. Gran parte del problema se debe al aumento de las familias de jabalíes, puesto que los siniestros en los que se vieron implicados estos cerdos salvajes superan el medio millar.

La dificultad para identificar a los dueños complica el cobro de las indemnizaciones

Los agentes de las policías locales de la comarca sostienen que, en la mayoría de los casos, los conductores que sufren un accidente con animales tienen que correr con los gastos de la reparación del vehículo, «porque si atropelan a un xabaril, este non ten propietario, e non tés a quen reclamarlle a indemnización», apuntan desde Outes, donde también reconocen que hay más accidentes de los que tiene registrados Tráfico.

«A gran maioría xa non da parte a ninguén, e outros chámanos por si hai posibilidade de identificar ao animal; pero, a non ser que sexa un can e teña microchip, a cousa é moi complicada», destacan desde la Policía Local outiense. De hecho, son muchos los conductores de los concellos de Outes, Muros, Carnota y Mazaricos que han incluido en la póliza de sus seguros de coche una cláusula especial que cubre la reparación en caso de que sufran un siniestro con un animal, puesto que, sin ella, la compañía no se hace responsable.

Seguir leyendo

¡Cuidado!

Conducir se está convirtiendo en un deporte de riesgo y, más que nunca, hay que poner los cinco sentidos cuando se coge el volante, sobre todo cuando se circula de noche y una familia de jabalíes puede cruzar la vía sin previo aviso. El problema no está solo en que hay carreteras que carecen de iluminación o bandas reflectantes, sino que resulta imposible controlar a animales salvajes que campan a sus anchas, da igual que sea monte o asfalto.

Seguir leyendo

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
1 votos
Comentarios

Los accidentes viarios causados por animales superan el medio centenar