Los libreros resisten al avance digital

El trato personalizado y realizar actividades en el punto de venta constituyen la autodefensa del sector


«O paquete chega despersonalizado ao destino. Dende a primeira impresión, os libreiros fomos o punto previo ao lector e estou convencido de que deberíamos ser esa única ponte», con estas palabras explica el dueño de la pobrense Libraría Ler, Cipriano Pose, el prólogo de una lucha que se arrastra en el tiempo, la de la venta literaria desde el pequeño comercio contra las grandes plataformas digitales.

«Case non temos marxe, pero hai que plantarlle cara a este sistema de consumo da lectura», indica la responsable de la ribeirense Librería Nobel, Mari Carmen Lijó, para poner el foco en las armas de las que dispone el sector, una estrategia que conocen muy bien Rosa Tubío, propietaria del boirense Espazo Lector Nobel: «A proximidade co cliente e a dinamización do punto de venta con conta contos ou cos propios autores. O que busco non é sinalar un estante cando entra alguén, senón pararme a axudar».

«Se seguimos a ter as portas abertas é pola atención personalizada», comenta Carmen Pérez, de la pobrense Libraría Nova, que al igual que su homóloga noiesa Inma Blanco, de la Libraría Blanco, está convencida de que un algoritmo informático nunca podrá aconsejar como lo hace un profesional: «Hai que ter as novidades a punto para competir co inmediato, pero nada satisfai máis que despois che agradezan o acerto nunha recomendación». Desde la rianxeira Libraría Ben, Celia Alfaya opina igual: «É unha labor complicada, pero moitos quedaron contentos ao deixarse aconsellar».

Conectar con personas

Lo cierto es que a los problemas anteriores le acompañan otros caballos de batalla, como el rechazo a pagar por el papel a razón de los tópicos que arrastra y que desmonta la sonense María José Maneiro, de la Librería Andrea, al afirmar: «Danlle unha tableta de 300 euros aos fillos e desenténdense, pero despois din que un libro é caro».

«Trátase de conectar coas persoas e non de contactar coas máquinas, por iso o peche simbólico que fixemos os comercios locais é tan importante», recuerda Rafael García, dueño de la boirense El Cisne.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

Los libreros resisten al avance digital