Baile de asientos en 41 meses de mandato

Una veintena de los concejales que formaron las corporaciones barbanzanas tras los comicios del 2015 han dejado sitio a caras nuevas en todos los concellos, salvo A Pobra


Ribeira / La Voz

En mayo habrá unas nuevas elecciones que cambiarán el panorama político municipal. De esas votaciones saldrán las personas llamadas a representar a los vecinos del área barbanzana durante los próximos cuatro años. Al menos en teoría, porque en los 41 meses transcurridos desde la toma de posesión de los ediles elegidos en la cita con las urnas del 2015 el baile de asientos ha provocado una veintena de cambios en la composición de las corporaciones de los municipios de la comarca, con la excepción de A Pobra, donde, por ahora, se siguen viendo las caras los mismos concejales que juraron el cargo hace casi tres años y medio.

Los cambios más importantes tienen que ver con las alcaldías de Noia y Outes, si bien las razones del relevo son bien distintas. En el caso noiés, el movimiento de asientos no supuso la salida de la corporación de ningún edil, sino que hubo un intercambio de papeles gracias a una moción de censura que permitió al PP de Santiago Freire hacerse con el bastón de mando, relegando al PSOE de Miguel Paz a la oposición. En las filas socialistas sí había una dolorosa baja año y medio más tarde con el fallecimiento de Agustín Mourís. En el tiempo transcurrido desde la toma de posesión, perdieron la vida cuatro políticos de la comarca, entre ellos el exalcalde de Outes, Carlos López Crespo.

Su vacante en el grupo municipal la ocupó José Manuel Cives. Meses antes de su muerte, el pasado mayo, López Crespo había cedido el bastón de mando a Beatriz Molinos para ocupar un escaño en el Parlamento de Galicia. El otro cambio en la corporación outiense fue la entrada de Guadalupe Gosende, en lugar de Francisco Rama, Fufú, fallecido a finales de agosto del 2015.

Caso peculiar

Los plenos municipales en los que se produjeron más cambios de asientos son los de Ribeira, Rianxo y Carnota, con cuatro relevos en cada uno, si bien merece una mención aparte el Partido da Terra de Lousame. No en vano, el suyo es un caso peculiar puesto que la formación ha adoptado un inusual sistema de rotación, de manera que cada tres meses su representante renuncia al acta para dar entrada al siguiente de la lista.

El caso de Carnota también tiene matices, puesto que las bajas de José Oreiro y Manuel Brea, número uno y dos del PP, respectivamente, se produjeron en vísperas de la toma de posesión, dejando a Marisol Piñeiro como portavoz. Esta también renunciaría a su acta meses más tarde y actualmente forman el grupo municipal María Jesús González Senande, Ventura Caamaño y Marisol Cambeiro, que ocupaban los puestos cuatro, siete y diez de la candidatura.

En cuanto a bajas sonadas, también destaca la de Fabiola García. La actual conselleira de Política Social dejó su puesto en la corporación de Ribeira en diciembre del 2016 para ocupar la Dirección Xeral de Persoas Maiores. Sin embargo, en el pleno ribeirense se produjeron otros cambios significativos, como el de Dolores Elorduy, que antes del pleno de investidura dejó el equipo de gobierno de Manuel Ruiz para pasarse al grupo de los no adscritos, al que más tarde se unirían otros dos concejales, en este caso procedentes de Ciudadanos, Asier Casais y María José Brión. La formación naranja se quedó con Juancho Chouza como único representante, quien acabó dimitiendo por razones personales.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
1 votos
Comentarios

Baile de asientos en 41 meses de mandato