Ladrones y vándalos convierten en objetivo los puertos de Ribeira, Rianxo y A Pobra

Los robos se repiten periódicamente y el último afectó a dos embarcaciones rianxeiras, a las que sustrajeron los raños


ribeira / la voz

La proliferación de robos y actos vandálicos en algunos puertos de la comarca trae de cabeza al sector, que se considera especialmente vulnerable: «Tes a túa empresa amarrada cun cabo», afirmaba ayer el mariscador pobrense Juan Miguel Iglesias, quien ha padecido en varias ocasiones el azote de los ladrones. De forma periódica se producen sustracciones en distintos muelles, pero últimamente los delincuentes parecen tener en su punto de mira los de Ribeira, A Pobra y Rianxo.

Precisamente, en la localidad rianxeira tuvo lugar, la pasada noche, el último incidente. Los profesionales de un par de embarcaciones dedicadas al marisqueo se encontraron ayer por la mañana con la desagradable sorpresa de que sus raños habían desaparecido. El dirigente del pósito, Miguel Ángel Iglesias, manifestaba: «O problema é que os peiraos están a campo aberto».

El patrón mayor afirma que existe una gran inseguridad: «As portas de entrada aos pantaláns están rotas. Pola noite tamén hai actividade, e se entra unha persoa na dársena, ti non sabes o que vai facer».

La demanda de servicio de vigilancia nocturno es común, pero fuentes de Portos recordaron ayer que «la seguridad frente al vandalismo o los robos es competencia de las fuerzas y cuerpos de seguridad del Estado». Sin embargo, muchos dirigentes discrepan con esta máxima: «Tíranse a pelota uns aos outros», subraya Juan Miguel Iglesias.

Desamarre de barcos

En Ribeira, el responsable del pósito, José Pérez, recalca la preocupación del colectivo porque, recientemente, en varias ocasiones, algunas embarcaciones fueron desamarradas.

Entre los afectados figura el armador de artes menores Andrés Suárez: «Nós tivemos sorte porque os cabos quedaron enganchados nun ferro. O outro que soltaron bateu contra unhas estruturas e quedou danado». Suárez explica que, desde entonces, amarran los barcos de otra manera y habla de la inseguridad que se prolonga en el tiempo: «Xa levamos así moitos meses, nós e os bateeiros. Tamén andan a remexer polos barcos».

Cuando se le pregunta al dirigente del pósito de Aguiño, José Santamaría, manifiesta: «Hai dous meses levaron uns aparatos de navegación, pero aquí quedan poucas embarcacións no peirao e non teñen moito ao que ir». El patrón mayor reconoce que, si hubiera mayor seguridad, «polo menos no verán deixaríamos as embarcacións no peirao. Para nós sería máis cómodo, pero a iluminación é moi mala e a zona tampouco está moi transitada».

Las juntas generales de las cofradías de Rianxo y A Pobra valoraron la posibilidad de contratar vigilancia privada, pero no lo hicieron. Sí cuentan con ella, los fines de semana, en Portosín y, según afirma algún armador, lograron erradicar los problemas.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
1 votos
Comentarios

Ladrones y vándalos convierten en objetivo los puertos de Ribeira, Rianxo y A Pobra