Las antenas de telefonía permiten ingresar 250.000 euros a los concellos

En la comarca hay instalados en la actualidad cerca de medio millar de dispositivos


ribeira / la voz

Hay una serie de tributos que cobra directamente el Gobierno central y que luego distribuye entre los distintos municipios. Entre ellos está el canon por la instalación de antenas de telefonía móvil, que reporta a las arcas de los concellos de la comarca unos ingresos que rondan el cuarto de millón de euros, o lo que es lo mismo, 250.000. Según los datos que maneja el Ministerio de Hacienda, en el año 2017 había operativos en los once municipios barbanzanos 466 de estos aparatos, que suelen instalarse en grupos de tres, emitiendo solo el que está situado en el centro, y estando dedicados los dos laterales a mejorar la recepción.

Para el cobro anual del impuesto, la normativa estatal establece dos baremos a tener en cuenta: por un lado, el número de antenas instaladas por concello -por cada una hay que pagar 650 euros-; y, por el otro, la cantidad de abonados a los que se presta servicio, para lo que se establecen una serie de cuotas que oscilan entre los 62 y los 633 euros, dependiendo de si la cifra de usuarios es mayor o menor.

En función de esta ecuación, y una vez descontada la parte que se lleva el Gobierno, el municipio ribeirense es el que percibe una cantidad mayor por este canon de telefonía móvil, rondando los 45.000 euros al año, seguido del de Boiro con 28.340 y del de Rianxo, con 26.750. En el lado contrario están el concello outiense, que solo ingresa por este concepto cerca de 8.400 euros, mientras que Lousame ronda los 10.500, y A Pobra y Porto do Son se sitúan entre los 12.000 y los 13.000 euros.

Teniendo en cuenta que los ingresos por este impuesto que se reciben en toda Galicia rondan los 1,4 millones, la comarca barbanzana es una de las que más dinero se lleva, ya que suma una cantidad igual a la de todos los municipios de la provincia de Lugo juntos (223.176 euros), y supera con creces a los del Ourense (192.917 euros).

Dispersión geográfica

Otro de los datos más llamativos del balance publicado por el Ministerio de Hacienda es que la dispersión de la población y la especial orografía provocan que haya municipios menos poblados, pero que disponen de un importante número de dispositivos receptores-emisores de señal de telefonía. Destaca especialmente el caso de Carnota, que con apenas 4.060 habitantes cuenta en la actualidad con 44 de estos aparatos, solo diez menos que en el caso de Boiro.

También Mazaricos se encuentra en una situación similar, ya que da servicio a los abonados del municipio gracias a las 42 antenas que hay en funcionamiento en estos momentos, una cifra muy alta si se compara con concellos con mayor población como Porto do Son y A Pobra.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

Las antenas de telefonía permiten ingresar 250.000 euros a los concellos