Vecinos enladrillados


A la hora de realizar la tasación oficial de un inmueble se han de tener en cuenta más factores que las propias características de la casa, las calidades de los materiales, estado de conservación o la ubicación. Los programas informáticos avalados por el Banco de España te preguntan si el inmueble está completamente terminado y tiene licencia de primera ocupación, pero también has de incluir el nivel del entorno, las calidades y rentas de tus vecinos que, sin duda, influyen en el valor final. Llevado a la práctica, implica que si estamos valorando un piso y los bajos están a ladrillo hay que poner «el edificio no está completamente terminado», y si tiene vecinos con casas sin finalizar: «Se trata de un entorno degradado», por lo que el valor de tu vivienda bajará sustancialmente.

Aunque pensemos que lo que hagan los vecinos no va a influir en el valor de tu préstamo hipotecario o de la herencia -si se trata de una valoración hereditaria-, estamos equivocados. Ya se dictaron sentencias al respecto que avalan que el valor de una vivienda es inferior por culpa del estado de la planta baja o por estar en entornos deteriorados. Del mismo modo que un entorno cuidado, una urbanización impoluta, una calle con árboles o comercios, o un inmueble totalmente terminado y con calidad aumenta el valor de las viviendas.

Igual que sucede con el certificado energético -en el que nadie se fija-. Son detalles que hay que tener en cuenta a la hora de comprar una vivienda, o de ofrecer una rebaja en el precio, porque condicionará tu casa para el futuro, en más gastos o en menos valor.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
8 votos
Comentarios

Vecinos enladrillados