Panaderos de Barbanza suman fuerzas para reflotar el sector

Apuestan por crear una marca propia y diferenciada que vaya acompañada de una fiesta gastronómica anual


ribeira / la voz

Aunar esfuerzos para intentar superar el bache que está atravesando el sector de las panaderías en la comarca fue una de las principales conclusiones a las que llegaron un grupo de profesionales que, este jueves, se reunieron en la sede de la Asociación Boirense de Empresarios (ABE) con el objetivo de crear una plataforma que ayude a reflotar estos negocios. Además de permitir a los empresarios que se conocieran entre ellos, el encuentro también sirvió para poner sobre la mesa que todos tienen los mismos problemas, uno de los más graves viene derivado del elevado coste de mantener estas pequeñas empresas debido a las reiteradas subidas de impuestos y carburantes.

Por ello, una de las primeras medidas que ya están estudiando es «unificar las compras de todos los materiales y servicios que tenemos en común, desde la adquisición de harina a bolsas de papel, hasta la contratación conjunta de seguros o la compra de gasoil para las furgonetas de reparto», explicó Manuel Ourille, uno de los impulsores de la nueva agrupación.

Producto específico

Otra de las ideas que quieren poner en práctica es crear una marca de pan propia, que sea identificativa de la comarca. «Evidentemente, no se trata de tener una denominación de origen, pero sí de un tipo de pan típico de Arousa norte o de Barbanza», destacó, al mismo tiempo que anunció que esta estrategia de mercado se completaría con la celebración de fiesta de degustación, que tendría una periodicidad anual y que iría rotando por los distintos municipios.

Esta iniciativa serviría para dar a conocer el trabajo artesanal de los profesionales de las panaderías, «y que nada tiene que ver con los productos precocinados que se venden en los supermercados y gasolineras». De hecho, para explicar todos los beneficios que tiene el consumo de pan, otra de las propuestas que baraja este colectivo es editar unos folletos informativos para intentar acabar con la mala imagen que durante algunos años se ha colgado a este alimento. «Ni engorda ni es malo para la salud. De hecho, la Organización Mundial de la Salud recomienda tomar 250 gramos al día, o lo que es lo mismo, una barra de pan, y aquí no se llega a 150 gramos», destacó el panadero barbanzano.

Por último, Manuel Ourille quiso agradecer el gran apoyo que desde el principio se ha recibido por parte de la ABE, cuyo gerente, Tomás Estévez, también participó en el encuentro para ayudar a este nuevo colectivo a dar sus primeros pasos.

El colectivo reclama cursos específicos para formar a trabajadores cualificados

Uno de los principales problemas que arrastra el sector viene motivado por la falta de mano de obra cualificada. La mayoría de los propietarios de panaderías que hay en la comarca son hijos o nietos de los fundadores de los negocios, que desde niños han ayudado a levantar la empresa familiar. Por este motivo, otra de las metas que tiene fijadas el colectivo es reclamar a las distintas Administraciones «que pongan en marcha cursos o talleres para formar a personal cualificado. Hay instalaciones, como el vivero de empresas de Boiro, donde se podrían impartir las clases», apuntó Manuel Ourille. Paralelamente, también dirigirán sus reivindicaciones a las escuelas de hostelería de la comunidad gallega, para que estudien la posibilidad de implantar ciclos específicos de panadería y pastelería, cuyo período de prácticas se podría realizar en los distintos hornos de la comarca barbanzana.

Seguir leyendo

A favor de implantar un día de descanso semanal en toda la comarca

Los horarios laborales de los panaderos no son los más deseables, puesto que trabajan durante toda la noche y prácticamente todos los días del año, una situación que tampoco ayuda a encontrar nuevos empleados. Por este motivo, otro de los puntos en los que también estuvieron de acuerdo los profesionales que se reunieron en Boiro es el de implantar un día de descanso a la semana, «porque todo el mundo tiene derecho a tener una jornada libre», destacó Ourille. También apuntó que hay que concretar cómo sería su puesta en práctica, puesto que se podría determinar un día concreto por cada concello, o que cada negocio eligiera uno de la semana, para garantizar así que hubiera siempre un horno en funcionamiento. Para hablar de todas estas actuaciones habrá una nueva reunión, el próximo 6 de noviembre, a las 18.00 horas, en la sede de la ABE, a la que se invita a participar a todos los profesionales del sector que hay en la comarca.

Seguir leyendo

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
11 votos
Comentarios

Panaderos de Barbanza suman fuerzas para reflotar el sector