Los acusados de agredir Carmelo Vidal en una pelea en la lonja crucense alegan que también les pegaron

Los hechos se produjeron tras una moción de censura contra la presidenta de las mariscadoras


Santiago / La Voz

El 30 de mayo del 2013 la tensión era máxima en Cabo de Cruz. En la lonja se había celebrado una moción de censura contra la presidenta de la agrupación de mariscadoras a pie que Ermitas Pérez había superado por muy poco y la alegría de unos, champán en mano, se tornó en la furia de otros. El resultado, una auténtica batalla campal en la que participaron más personas, pero por la que solo dos se sentaron ayer en el banquillo de los acusados de la sección compostelana de la Audiencia Provincial. J. C. R. M. y G. O. T. no podían negar los hechos, porque la trifulca fue grabada y fotografiada por los medios de comunicación. Así que ambos los admitieron, pero alegaron que actuaron en defensa propia y que ambos recibieron una lluvia de golpes que no denunciaron porque «eu non sabía que tiña que ir ao médico para levarlle a contraria aos que teñen o poder», señaló uno de ellos.

Los dos acusados son primos y se exponen a una pena que podría llevarles a tener que entrar en prisión, ya que la Fiscalía pide para ellos tres años y medio de cárcel, así como 488 euros de multa y el pago de 3.600 euros a una de sus presuntas víctimas, Carmelo Vidal, que era entonces el patrón mayor, y otros 1.100 a José Ramón Yáñez, vicepresidente de la agrupación de mariscadoras a pie. El primero se llevó la peor parte. Uno de los acusados se enzarzó con él, cayeron al suelo, y cuando estaba allí tirado recibió al menos una patada en la cara que le provocó un traumatismo dental severo y la pérdida de un diente. Por eso sus representaciones legales reclaman indemnizaciones aún mayores.

J. C. R. aseguró que su reacción fue también fruto de una provocación previa, ya que dijo que el entonces patrón mayor le llamó furtivo y drogadicto instigado por las mariscadoras que le apoyaban. Y es que el trasfondo de la pelea en Cabo de Cruz fue el auge del furtivismo en aquella época, que tenía hartos a los miembros de la cofradía. Eso, y las acusaciones que desde una parte del pósito se hacían contra la directiva, que les reprochaba que se hubiesen quedado dinero de las subvenciones para la compra de simiente de marisco.

Testimonio del especialista

Además de los acusados y testigos, en la vista oral también declaró en calidad de perito y llamado por el abogado compostelano Ramón Sabín el dentista que atendió a Carmelo Vidal tras el golpe que recibió en la boca durante la trifulca. El especialista explicó, a preguntas de las acusaciones, las graves lesiones que padeció el que era patrón mayor de Cabo de Cruz y que, según explicó, fueron causadas por ese traumatismo y no por otras causas.

La Fiscalía entiende que ambos acusados actuaron conjuntamente y que, por ello, merecen la misma pena, mientras que las defensas de cada uno de ellos pidieron para ambos la libre absolución y que, en caso de condena, se les apliquen reducciones de pena por las dilaciones indebidas que ha sufrido el asunto.

En el caso de G. O. T., además, su letrado solicitó su eximente completa debido a que padece esquizofrenia, lo que considera que le incapacita.

La defensa de uno de los implicados pidió la eximente porque sufre esquizofrenia

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

Los acusados de agredir Carmelo Vidal en una pelea en la lonja crucense alegan que también les pegaron