Felipe se echó el Boiro a la espalda para noquear al Estrada

El encuentro comenzó con más disputa que toque. El Estrada, dueño de un estilo muy físico y directo, achuchó a los de Manuel Ángel durante el inicio


Apunten su nombre: Felipe Blanco Ouviña. El vecino de Cabo de Cruz volvió a ser determinante para el conjunto juvenil boirista. Con un futuro prometedor, el extremo demostró en A Estrada el soberbio talento que atesora en sus piernas. Un gol y una asistencia de tacón abrieron el camino de la victoria (1-4) para un Boiro que jugó los últimos diez minutos con uno menos.

El encuentro comenzó con más disputa que toque. El Estrada, dueño de un estilo muy físico y directo, achuchó a los de Manuel Ángel durante el inicio, aunque Felipe, en el 27, rompió el empate con un disparo certero desde los once metros.

Con el 0-1 en el electrónico, ambas escuadras se dirigieron a los vestuarios. No cambió el duelo tras el descanso. Los locales apretaban y los visitantes, todavía en maduración, buscaban imponer su fútbol combinativo y veloz. Fue así como Felipe aprovechó una contra para plantarse en el área rival y con un taconazo asistir a Nico que, solo, envió el balón a la red.

A pesar del mazazo, no tardó el Estrada en devolver el golpe con un tanto que los boiristas reclamaron que había sido en fuera de juego. Con el 2-1, el colegiado expulsó a Iago por doble amarilla. La superioridad numérica avivó al bloque local que se lanzó a por el empate. Bien parapetado atrás, y haciendo daño a la espalda, el Boiro remató la faena en la recta final. Samuel, tras conducir desde su área, anotó el 1-3. El gol, psicológico, terminó por desmontar al Estrada, que vio como Borja Millán hacía el 1-4 al finalizar otro contragolpe letal.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
5 votos
Comentarios

Felipe se echó el Boiro a la espalda para noquear al Estrada