La reprobación a la concejala Esther Patiño encalló ante la falta de apoyos

PP, IPdeR y los ediles del grupo mixto consideraron que ya se había disculpado por sus comentarios en las redes sociales


ribeira / la voz

Este lunes tuvo lugar un pleno ordinario en Ribeira que ya había venido atrayendo cierto interés en los días previos a raíz del que sería el décimo quinto punto a abordar, la solicitud conjunta de BNG, PSOE y Ciudadanos para reprobar a la concejala de Servizos Sociais, Esther Patiño, que encalló ante el voto contario de PP, IPdeR y los tres integrantes del grupo mixto.

Los antecedentes de tal expectación, diluida en una tímida asistencia por parte del público en el salón noble, fueron los comentarios realizados por la popular en redes sociales, el Día Internacional de la Mujer, cuando pidió «salarios igualitarios para trabajos equitativos y que termine el maltrato, tanto machista como feminista», y, el pasado agosto, cuando indicó que «aos das cadeiras de rodas sóbralles por onde ir sen ter que ir por esa rúa [Romero Ortiz]».

Tanto el Partido Popular, como progresistas y grupo mixto consideraron que Patiño ya se había disculpado públicamente en distintas ocasiones, que su labor al cargo del departamento la avalaba y que las tres formaciones que propusieron amonestarla estaban recurriendo al oportunismo político como arma arrojadiza. No fue la única acusación que se lanzó en la sesión, puesto que nacionalistas, socialistas y formación naranja denunciaron lo que el portavoz del Bloque, Xosé Vázquez Cobas, calificó de «artimaña legal», por parte del alcalde, Manuel Ruiz.

La comisión previa

«Perderon a votación na comisión», recordó el regidor -por cinco votos a favor, una abstención y siete en contra-, para indicar que si se introdujo la moción en el pleno fue porque quería «que se dera coñecemento da súa proposición». Acto seguido, los tres grupos que la presentaron se dispusieron a abandonar la sala a modo de protesta, pero finalmente todo quedó en un amago y comenzó un debate en el que no se limitaron los tiempos.

«De las declaraciones realizadas, nos parecieron más una excusa que una disculpa», anotó el portavoz de Ciudadanos, José Cardalda, grupo que solicitó la comparecencia pública de Patiño. El socialista José Vilas encomió a Ruiz a que también reprobase a la concejala y que, de no hacerlo, debería responsabilizarse de dichos comentarios.

«Patiño foi a primeira que se reprobou a si mesma», argumentó el mandatario sobre la edila que definió como «franca, clara e directa», para poner el foco en su labor en Servizos Sociais al «case duplicar os fondos ou pasar de corenta a cincuenta mil horas de atención domiciliaria», cuestión que también defendió Herminia Pouso enumerando todas los proyectos en curso. En esa línea se posicionó Rosa García Pose -IPdeR-, quien explicó que «o compromiso real coa accesibilidade» es trabajar políticamente para acabar con las barreras arquitectónicas, como ha venido haciendo históricamente desde su grupo.

También se pronunció una antigua compañera de partido de Patiño, Dolores Elorduy -grupo mixto-, quien rompió una lanza por ella: «Ella no es retorcida y si se equivocó lo rectificó. El castigo que ustedes piden es desproporcionado». Antes de la votación, Cobas recordó las múltiples quejas de colectivos feministas y personas con movilidad reducida que les habían transmitido y que «nós xa perdoamos a Esther Patiño, pero en política os erros non se desculpan así. En política debe dimitir».

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
4 votos
Comentarios

La reprobación a la concejala Esther Patiño encalló ante la falta de apoyos