Un incendio arrasó 19 hectáreas de monte en San Pedro de Muro

El viento del noroeste provocó que las llamas se expandiesen con rapidez


ribeira / la voz

El viento del noroeste se convirtió ayer en un aliado del incendio que, sobre las cuatro de la tarde, se originó en la zona de San Pedro de Muro, en el municipio de Porto do Son, y que afectó a 19 hectáreas de monte. Afortunadamente, la labores de extinción también se realizaron con la misma celeridad, y hasta la zona se trasladaron una decena de brigadas -con una media de cinco miembros cada una- y tres agentes de la Consellería de Medio Rural, cinco camiones motobomba, una pala, cuatro helicópteros y tres aviones. A este importante despliegue de medios también se unieron miembros de la Policía Nacional, Guardia Civil, Policía Local y Protección Civil, así como vecinos que utilizaron mangueras para enfriar las zonas que se encontraban más próximas a las viviendas, porque en algunos puntos las llamas llegaron a estar muy próximas a las casas.

Desde la Consellería de Medio Rural destacaron que se enviaron a la zona todos los medios disponibles en ese momento, con el fin de poder controlar la situación lo más rápido posible. De hecho, cerca de las seis y media de la tarde se daba por controlada la situación, y solo quedaba por enfriar la zona.

Columna de humo

El incendio en San Pedro de Muro originó una gran columna de humo que era visible desde distintos puntos de la comarca. De hecho, el viento del noroeste se encargó de arrastrarla hacia la zona de Ribera, donde en algún momento de la tarde estuvo lloviendo ceniza.

Además, los bomberos de la capital barbanzana sofocaron un fuego que se declaró en una casa abandonada en la calle Alexandre Bóveda. El inmueble suele ser utilizado por personas sin hogar y ya ha registrado varios incendios en los últimos años.

Mary García: «Fuimos a comer fuera y una vecina nos avisó de que las llamas estaban cerca de nuestra casa»

A punto estuvo de atragantárseles la comida a Mary García y a su familia cuando ayer les llamaron para anunciarles que su vivienda estaba a punto de ser pasto de las llamas. «Fuimos a comer fuera y una vecina nos avisó de que las llamas estaban cerca de nuestra casa», destacó esta residente en la zona de Cimadevila, que rápidamente regresó a su domicilio para comprobar cómo estaba la situación. Destacó que la rápida actuación de los servicios de emergencia evitó que el fuego se aproximara al inmueble, y «hay dos motobombas que no se han movido de aquí, así que estoy bastante tranquila».

Seguir leyendo

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
4 votos
Comentarios

Un incendio arrasó 19 hectáreas de monte en San Pedro de Muro