Tres furtivos fueron interceptados con 57 kilos de almeja

Los guardias rurales de la cofradía de Cabo de Cruz se percataron de su presencia en la zona de Ancados

.

RIBEIRA / LA VOZ

Los guardas rurales de la Cofradía de Cabo de Cruz volvieron a dar un golpe al furtivismo que amenaza el sustento de los profesionales que viven de las concesiones boirenses. Fue durante la madrugada del sábado que interceptaron a un grupo de tres furtivos que pretendía llevarse unos 57 kilos de almeja de la playa de Ancados.

Mientras hacían una ronda de observación por el lugar, los vigilantes se percataron de la presencia del vehículo de un conocido mariscador ilegal de la zona, y que además suele bajar a los arenales barbanzanos acompañado de otras dos personas.

En ese momento los guardas decidieron montar un dispositivo de vigilancia para comprobar si, en efecto, habían acudido al lugar para llevarse marisco de manera irregular. No tardaron demasiado en encontrarlo, aunque decidieron esperar sus movimientos para cazarlos con las manos en la masa. Mientras dos extraían el producto, otro se encargaba de esconderlo en una zona alejada.

Último movimiento

Una vez que los vigilantes consiguieron localizar el punto donde estaba guardada la almeja, decidieron actuar y procedieron a decomisar el marisco y a identificar a los tres furtivos, todos ellos más que conocidos por los profesionales del pósito y que acumulan múltiples actas por esta actividad ilícita.

Desde el colectivo no es la primera vez que solicitan mayores refuerzos, ya que en el pasado ya se ha tenido que enfrentar un solo guarda a tres personas.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
6 votos
Tags
Comentarios

Tres furtivos fueron interceptados con 57 kilos de almeja