Barbanza da valor añadido a sus productos

Profesionales del mar, agricultores y ganaderos apuestan por la diferenciación de su materia prima mediante la comercialización bajo marcas de calidad locales o gallegas

Xoán R. Alvite
ribeira / la voz

La competitividad del mercado global obliga a marcar la diferencia y, en eso, los productos barbanzanos tienen la batalla ganada por su calidad. Sin embargo, la gran lucha no consiste solo en contar con una buena materia prima, sino en conseguir que los consumidores la identifiquen, porque la picaresca para colar por locales artículos foráneos está a la orden del día, generalmente mediante etiquetajes ambiguos. Aunque no hay recetas infalibles contra el fraude, las marcas de calidad o las denominaciones de origen dan un valor añadido a los artículos, al tiempo que los revalorizan, aportan datos fiables de su trazabilidad y son reconocibles para los clientes que, a fin de cuentas, son la parte fundamental de la cadena.

Conocedores de la importancia de establecer diferencias para ser más competitivos, profesionales del mar, agricultores y ganaderos de la comarca apuestan por la consecución de sellos específicos, así como por integrarse en los existentes. Uno de los primeros logrados en la zona fue Viños da Terra do Barbanza e Iria. Impulsado con el objetivo de abrir un nicho de mercado en la enología, solo propició la puesta en funcionamiento de un par de bodegas.

Sin embargo, en los últimos tiempos la obtención de marcas específicas está experimentando un fuerte impulso. La cofradía de Ribeira, la tercera de Galicia por la cantidad de pescado comercializado, acaba de conseguir su inclusión en PescadeRías. A esta certificación de la Xunta también pertenecen las rulas de Aguiño, Lira, Muros, O Freixo, Testal y Rianxo, así como la cooperativa Ría de Arosa, que tienen incluidos la mayoría de sus pescados y mariscos.

El patrón mayor de Aguiño, Antonio Santamaría, destaca el efecto positivo: «Nótase a nivel de mercado». A medio plazo, la entidad quiere conseguir un sello para el bivalvo capturado en el entorno de Sálvora. Si hay un producto de PescadeRías que tenga tirón es la xouba de Rianxo, lo que repercute en su precio. Los placeros aseguran que, pese a ser más cara que la foránea, los consumidores la prefieren.

Apoyo del GALP 4

Por su parte, el GALP 4 fue el artífice de la creación de Polbo de Lonxa. Mariscadoras de Lira se encargan de eviscerar, envasar y congelar cefalópodo procedente de Muros, O Pindo, Porto do Son, Fistera y de la propia Lira.

De su comercialización se responsabiliza la sociedad Pulponor cuyo responsable, Fernando Simón, explica que cada semana envasan tres toneladas: «Somos la única empresa que procesa el producto en un lugar público. No empleamos ningún aditivo. Hoy en día es difícil que se presente en el mercado un artículo tan natural». Comenta que la práctica totalidad de los pedidos son para fuera de Galicia y la expansión será ahora mayor porque van a operar con una gran distribuidora nacional: «Nuestra clientela es la cocina media y alta».

El GALP trabaja para conseguir el sello Azul de Portosín y ha contribuido a materializar el de Berberecho de Noia.

Asimismo, en Barbanza hay una veintena de profesionales que comercializan productos sujetos a las exigencias del Consello Regulador da Agricultura Ecolóxica de Galicia, como la muradana Carmen Sánchez, que hace empanadas ultracongeladas con algas, o el noiés José Pérez, en cuya explotación cultiva Kiwi Atlántico.

Asimismo, centenar y medio de ganaderos operan bajo certificaciones de calidad.

O noso mar, marca

Rosa Quintana

Sempre pensei que non existen fórmulas máxicas que permitan predicir o éxito que pode chegar a ter unha marca. De feito, cada vez que pasa polas miñas mans unha proposta coa que darlle forma e vestir un produto, imaxino a un conclave de expertos debullándose nos miolos e peneirando nas ideas na procura da palabra precisa que sirva para bautizalo. Ninguén dixo que atopar a galiña dos ovos de ouro fose sinxelo, pero todos temos claro que, na era da abundancia, é imprescindible distinguirse e diferenciarse do resto no mercado para que poñan os ollos en nós o maior número posible de consumidores.

Seguir leyendo

«Nuestro próximo reto es la certificación Pesca en Verde»

Cinco son las especies que la lonja de Ribeira comercializa como PescadeRías, una acreditación que acaba de conseguir. El gerente de la rula, Fernando Carreira, explica que ya tienen nuevas pretensiones: «Nuestro próximo reto es la certificación Pesca en Verde. Se trata de una certificación en la que colabora la Universidade de Santiago y que evalúa los consumos energéticos de las embarcaciones en busca de una pesca más sostenible».

Carreira asegura que la inclusión en PescadeRías ya ha tenido efectos positivos: «En productos como la navaja hay mayor demanda por parte de las industrias». Su propósito es ir incorporando cada vez más especies, sobre todo aquellas que tienen mayor demanda y registran mejores valoraciones.

«O consumidor debe coñecer a calidade do produto»

El ganadero mazaricano José Fernández ve en la diferenciación la mejor manera de poner en valor la materia prima: «O consumidor debe coñecer a calidade do produto». Es uno de los socios de la cooperativa Busto Corzón, una de las primeras de Europa que ha logrado certificar su calidad bajo la norma ISO 22000.

El profesional indica: «Do mesmo xeito que a nós nos preocupa que o pan ou a froita que comemos teña todas as garantías, tamén entendo que o consumidor queira o mesmo do leite». En este sentido, destaca el gran trabajo realizado por el sector en la comarca: «A inmensa maioría dos produtores cumpren todas as normativas. Xa non só de hixiene e calidade, senón tamén de benestar animal. O traballo nestes eidos está sendo continuado nos últimos anos».

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
2 votos
Comentarios

Barbanza da valor añadido a sus productos