La velutina golpea con mermas en la producción de miel de hasta el 50 %

Las pérdidas económicas también están ligadas al sobrecoste en alimentación suplementaria

.

ribeira / la voz

El avance inexorable de una de las grandes amenazas para el medio ambiente gallego, y para muchos sectores productivos que se derivan de este, la avispa asiática, es una realidad que provoca problemas mayores que los peligros y molestias que ocasiona a vecinos y a profesionales que deben sufrir y retirar sus nido. La conquista del territorio barbanzano por parte de esta especie invasora es un hecho del que ya puede comenzarse a hacer balance sobre su perjuicio económico. Las principales firmas de la comarca y los particulares más asentados sitúan la merma de producción de miel entre un 30 y un 50 %, dependiendo de la temporada, la explotación y sus características.

No obstante, a esta reducción en el total del producto elaborado hay que sumarle otro factor derivado de la presencia de la velutina: el sobrecoste en alimentación suplementaria que los profesionales se han visto forzados a asumir. Se trata de un aumento anual que se traduce en una media de 4 a 5 euros por colmena.

«Cando alertamos acerca deste problema nos seus inicios, o que moita xente non sabía é que algúns xa tivemos perdas desde ese mesmo ano», explicó el productor boirense José Eiras Santorum, para precisar que, aunque la expansión de la velutina es un fenómeno progresivo, no hizo falta aguardar varias temporadas para ver los efectos nocivos en las víctimas más inmediatas de este insecto foráneo, las abejas comunes.

Eiras, que también es delegado de la Asociación Galega de Apicultores (AGA) en Barbanza, destacó que, en su caso, ha llegado suponer una bajada de la miel del 50 %.

Hibernación temprana

«Sen dúbida algunha, este é o peor ano de todos», indicó Juan José Rodríguez, responsable de la mayor firma de este ámbito en la comarca, Apigal. Esta marca, que cuenta con colmenas en Ribeira, Porto do Son, Portosín, Boiro y Noia -y fuera, en Valdeorras-, ha registrado descensos en la producción del 30 %.

«Imaxina que tes cinco leóns esperando a que saias pola porta da casa», Rodríguez empleó este símil para ilustrar el adelanto en la fase de hibernación -llega a producirse en verano cuando debe tener lugar en octubre o noviembre- que se produce en los enjambres de abejas, ante la imposibilidad de que estas salgan a libar néctar, por lo que reina detiene la puesta de huevos ante la falta de recursos.

La avispa asiática también anula otra de las importantes tareas del apicultor, el apoyo a la cría mediante la implementación de núcleos: «Cada un consta de cinco paneis que instalamos para repoboar. Nun ano, estes medran e son óptimos ao chegar aos 10».

Por otra parte, las pérdidas no se han mantenido homogéneas en los últimos cuatro años y en Apigal han tenido alivios como el del año pasado, que a causa de la larga primavera y de la amplia floración del eucalipto lograron un excedente del 40 %, un auténtico oasis en medio de la crisis de la velutina.

Además, los especialistas consultados coinciden en que la afectación por zonas también es irregular, siendo la más golpeada la franja de Ribeira a Porto do Son, mientras que de este último término hacia Noia, el problema se mitiga levemente, indican.

Los apicultores se han visto obligados a cambiar el modelo de trabajo y las metas empresariales

Juan José Rodríguez, al cargo de Apigal, destacó que la reducción de miel recogida no es la mayor amenaza para las empresas, puesto que «o problema non está só en perder produción, senón no retroceso que se produce na explotación. Todas as empresas temos obxectivos -a corto, medio y largo plazo-, a velutina acabou con eles e obrigounos a cambiar o modelo de traballo».

Este conflicto parte de las alteraciones de las abejas en su ciclo de reproducción y alimentación y, por ende, la necesidad de darles alimento suplementario que antes solo se usaba en invierno: «A primeiros de xullo deixamos de reproducir para prever a chegada da velutina, pero é complicado, pois o ano pasado esta iniciou moito antes a posta de niños primarios».

Los apicultores también han tenido que sacarse trucos de la manga, como «enganar ás abellas con nutrientes líquidos en agosto para estimulalas e lograr unha remesa de cría coa que a colmea poida pasar do inverno».

¿Convivencia? (Sálvora)

Cuesta digerir titulares como el que encabeza esta información y cruzarlos con afirmaciones como las de la conselleira de Medio Rural, Ángeles Vázquez, que hablan de la necesidad de aprender a convivir con la avispa asiática. ¿Acaso eso no supone tirar la toalla y asumir que Galicia acabará perdiendo un sector productivo? Menos mal que aún nos quedan los profesionales, vecinos e investigadores que se niegan a dejar la lucha.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
3 votos
Comentarios

La velutina golpea con mermas en la producción de miel de hasta el 50 %