Hemeroteca: Cruce de denuncias en plena guerra por el nudismo en O Son

La acusación contra los nudistas tenía como base la legislación entonces vigente sobre moralidad en las playas y piscinas

.

A principios de los 80 el municipio de Porto do Son vivió tiempos convulsos entre quienes defendían el nudismo en la playa de Baroña y los vecinos que no estaban dispuestos a consentir que gente desnuda campara a sus anchas en los arenales del municipio. La situación era tal que el conflicto acabó en los tribunales. Un grupo de 14 personas fueron detenidas y procesadas por hacer nudismo a raíz de una denuncia vecinal, lo que dio pie a que el colectivo Coordinadora Nudista Ecológico-Radical, que defendía esta práctica y la libertad sin cargos para los detenidos, contraatacase denunciando a su vez al presidente del Gobierno, Felipe González, y a Manuel Fraga, entonces jefe de la oposición, por escándalo público.

La acusación contra los nudistas tenía como base la legislación entonces vigente sobre moralidad en las playas y piscinas, y en ella se fundamentaba también la denuncia contra los dirigentes políticos anunciada el 25 de agosto de 1985. La ley establecía la prohibición de usar prendas de baño «indecorosas», como eslips o bikinis, normas que, según la coordinadora, habían sido desoídas por Fraga y González.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

Hemeroteca: Cruce de denuncias en plena guerra por el nudismo en O Son