Las mareas vivas anegan los restos de la muralla medieval de la villa noiesa

Se están buscando soluciones para evitar la entrada de agua y garantizar la conservación de los muros antiguos


Ribeira / La Voz

La obra del Museo do Mar de Noia acumula un considerable retraso y eso se debe, en gran medida, a la aparición de restos de la muralla medieval y del antiguo puerto, un hallazgo que obligó a la realización de excavaciones con el correspondiente control arqueológico para documentar los vestigios. La intención es musealizar esas estructuras dejándolas a la vista de quienes visiten el museo, pero han aparecido nuevas dificultades para poder llevar este plan a cabo. En los últimos días se ha comprobado que, con las mareas vivas, los muros acaban anegados.

El problema no es solo que entre el agua, sino que los restos están a un nivel más bajo que el del mar y, en consecuencia, el líquido queda estancado. Personal municipal se encargó de drenar el agua acumulada, pero el objetivo es buscar una fórmula que garantice la estanqueidad de la zona para conservar los vestigios medievales.

Controlar las filtraciones

El alcalde noiés, Santiago Freire, explicó que ya se están tomando medidas al respecto. Parte del problema se encuentra en una conducción que desagua en el solar en el que se encuentran los restos. El primer paso será sellar esa canalización para reducir la entrada de agua, pero con eso no será suficiente: «Aínda así vai haber que tomar medidas para controlar esas filtracións». Por ahora no se ha definido qué hacer para conseguir la impermeabilización de las estructuras medievales, pero se está estudiando la mejor solución en aras de garantizar la conservación de la muralla.

Esto no impedirá que la tramitación del proyecto para levantar en el solar la nueva sede del Museo do Mar de Noia siga su curso. Según indicó el alcalde, está previsto que la obra pueda salir a licitación en cuestión de días por el procedimiento de urgencia, con el objetivo de que se adjudique durante el mes de septiembre.

Solicitud de prórroga

Las prisas por sacar adelante la actuación tienen que ver en buena medida con los fondos para su financiación. Para poder ejecutar el proyecto, el Concello de Noia logró una subvención del grupo de acción pesquera (GALP 4) y ha sido preciso pedir una prórroga para justificar la inversión prevista para este año y no arriesgarse a perder la ayuda recibida. En cualquier caso, el regidor confía en que, una vez finalizado el control arqueológico y remitido a Patrimonio el informe correspondiente, la tramitación pueda seguir adelante sin nuevos contratiempos.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
4 votos
Tags
Comentarios

Las mareas vivas anegan los restos de la muralla medieval de la villa noiesa