Cinco mil barbanzanos emigraron al extranjero en la última década

El IGE estima que en 15 años la zona perderá el listón de los 100.000 habitantes


Mazaricos / la voz

La evolución demográfica se ha convertido en un serio problema para el área barbanzana. Por si no fuese suficiente con un saldo vegetativo -diferencia entre nacimientos y defunciones- claramente negativo o con un envejecimiento alarmante de la población que condiciona el futuro de muchos ayuntamientos, también la emigración continúa sangrando los ya mermados padrones municipales. Tanto es así que, durante la última década, la crisis económica y la falta de oportunidades laborales que la recesión trajo consigo obligó a 5.041 barbanzanos a hacer las maletas y buscar una oportunidad laboral en el extranjero.

La mayoría de estos nuevos emigrantes partieron de los municipios de Ribeira (709 personas) y de Noia y Mazaricos, que con 572 y 540 bajas, respectivamente, tienen el dudoso honor de encabezar la lista de localidades que más gente han visto marchar hacia el extranjero en la última década. Cifras similares se registran en Porto do Son (528 emigrantes) y Outes (502), y también en Muros y Carnota, dos de los ayuntamientos que han contado tradicionalmente con una mayor colonia en la diáspora.

Los datos publicados por el Instituto Galego de Estatística (IGE) también permiten un desglose por sexo y edades de los que se marcharon al extranjero durante el período 2008-2018. En este sentido, 3.125 eran hombres y 1.916 mujeres, y la mayoría de ellos -en concreto el 55 %- tenían entre 30 y 54 años en el momento de partir, mientras que uno de cada cuatro no alcanzaba la treintena.

Aunque no existen estadísticas oficiales que avalen su número exacto, sí se sabe de la existencia de muchos vecinos que en su día ya estuvieron emigrados y que, tras un retorno que creían definitivo, se han visto obligados a volver a echar mano del pasaporte para buscar las oportunidades laborales que, de nuevo, no encontraron en el lugar en el que nacieron.

Titulados universitarios

Del mismo modo, existe un nutrido grupo de jóvenes de la zona, muchos de ellos con formación universitaria, que han decidido buscarse un futuro fuera.

Actualmente, el número de barbanzanos en el exterior ya supone casi el 20 % de los que figuran inscritos en los padrones municipales de cada ayuntamiento, y que asciende a escasamente 117.000 personas. Esta cifra, al contrario de lo que sucede con los emigrados, se reduce de forma sistemática cada año hasta el punto de que, en la última década, el censo se ha reducido en más de 6.700 habitantes.

Las previsiones a corto plazo tampoco son muy optimistas y apuntan a que, en un período de 15 años, se descenderá del listón de los 100.000 habitantes en territorio barbanzano. La última proyección de población realizada por el IGE para el 2031 constata que la zona seguirá perdiendo vecinos.

Aunque se prevé que esta evolución negativa de los padrones de habitantes afecte, sin excepción, a toda el área barbanzana, lo hará de forma distinta. Mientras para los ayuntamientos de Arousa norte se calcula una reducción de la población de más del 4 %, para Mazaricos, Outes, Muros y Carnota esta cifra se cuadruplica, hasta superar el 17 %.

El destino más elegido por los vecinos de la zona es el continente americano

Más de 12.000 de los 20.333 barbanzanos emigrados actualmente tienen su residencia en el continente americano. Si bien existe presencia de vecinos de la zona en países como Brasil, Uruguay, México o Venezuela, dos estados acogen a casi el 90 % de los inscritos en el CERA en ese continente. Se trata de Argentina y Estados Unidos, donde figuran 4.815 y 2.322 personas, respectivamente, originarias de alguno de los 11 municipios de Barbanza, Muros y Noia.

Tal es la importancia de la colonia barbanzana en alguno de estos dos países americanos que cinco municipios -Muros, Ribeira, Mazaricos, Carnota y Noia- figuran entre los diez de la provincia que cuentan con un mayor número de emigrantes inscritos en sus consulados.

En Europa, según los últimos datos publicados por el Instituto Nacional de Estadística, la presencia barbanzana más abundante se localiza en Suiza y Alemania, aunque existen al menos medio centenar de vecinos de la zona en otros diez países europeos.

Un insulto (Sálvora)

Por si había dudas, las cifras de emigrantes confirman que la recuperación económica está lejos. Al menos en lo que supone volver a una situación parecida a la que se registraba en el 2008. Cada día, dos personas se marchan de territorio barbanzano en busca de trabajo, bien a otras comunidades o al extranjero. Con tanta gente haciendo las maletas, hablar de recuperación resulta poco menos que insultante. 

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
3 votos
Comentarios

Cinco mil barbanzanos emigraron al extranjero en la última década