Maíz de tres metros en Mazaricos

La alternancia de jornadas de lluvia y calor favorece el desarrollo del cultivo


Mazaricos / la voz

Atípico para los amantes del sol y el calor, pero fantástico para los agricultores barbanzanos, principalmente para aquellos que este año sembraron maíz en sus fincas. El verano está resultando inmejorable para el desarrollo de este cultivo debido a una alternancia casi perfecta de jornadas de calor con días de lluvia, escasez de vientos fuertes y un intenso rocío mañanero que actúa a modo de riego para las plantaciones.

La combinación de estos factores está permitiendo un crecimiento inusual de la gramínea que, en buena parte del millar y medio de hectáreas sembradas en Mazaricos, supera ya los tres metros de altura. Las bondades del tiempo también ayudan a que se complete de modo satisfactorio el proceso de floración de la planta, cuando se forman las espigas, lo más apreciado.

«Aínda hai que esperar, porque de aquí a que se ensile pode pasar de todo, dende o mal tempo ata o xabaril, pasando pola aparición de fungos ou outras enfermidades que o poidan malograr», apunta el mazaricano José París, que no oculta su satisfacción: «Xa o ano pasado houbo unha produción moi boa e creo, se as cousas non se torcen, que este ano pode ser mellor porque as fincas están moi igualadas e case todo o millo é moi bo».

Previsión de cosecha

Aunque todavía es pronto para calcular la producción que se obtendrá a mediados de septiembre, momento en el que empezará el ensilado, se espera que sea de las mejores de la última década, pudiendo superarse las 40 toneladas de media por hectárea.

Esto supone, en el conjunto de la comarca, un volumen de alimento de más de 80 millones de kilos, a un precio medio de entre 2 y 3 céntimos por kilo. Precisamente, por este coste tan asumible en comparación con las elevadas cotizaciones de los cereales con los que se elabora el pienso, el maíz se ha convertido en uno de los productos más importantes para la alimentación diaria de los animales en las granjas.

Las explotaciones intensivas de leche emplean entre 15 y 30 kilos de silo de maíz por vaca y día, lo que supondría un desembolso importante de dinero si tuviese que ser reemplazo por concentrados alimenticios. Por eso, la actividad que se desarrolla ahora es tan importante.

La superficie dedicada a este forraje aumenta en la comarca cada año y muchos ganaderos alquilan parcelas para emplearlas en el cultivo de este alimento.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

Maíz de tres metros en Mazaricos