El narcotráfico sigue escribiendo capítulos

La sombra del gran negocio de las drogas nunca dejó de planear sobre la comarca, que mantiene sus fuertes vínculos con los clanes del sur de la ría de Arousa


Ribeira / La Voz

Pelopincho, Carallán, O Presidente o José Carlos Pombar son algunos nombres que, a poco que uno haga memoria, resultan familiares por corresponder a históricos cabecillas del narcotráfico en la comarca barbanzana. La mayoría recuerdan a un pasado que muchos pensarían que estaba olvidado, pero la operación realizada esta misma semana en ambas márgenes de la ría de Arousa evidencia que el comercio de estupefacientes a gran escala sigue escribiendo nuevos capítulos de su historia en Barbanza.

Condenados, muertos o huidos de la Justicia, con la desaparición de los narcos que durante los años 90 y el inicio del nuevo siglo manejaron los hilos de la entrada de droga en Galicia la actividad no cesó y en las operaciones que llevan a cabo las fuerzas del orden aparecen nuevos nombres que han tomado el relevo para continuar con una actividad tan lucrativa como destructiva. Durante unos años, a principios de esta década, se vivió un período de calma que llevó a la Policía a hablar del desmantelamiento de los grandes clanes de narcos barbanzanos y de las infraestructuras que utilizaban para sus negocios. Pero la sombra del tráfico de drogas nunca dejó de planear sobre la comarca y los últimos acontecimientos lo demuestran.

No en vano, pese a tratarse de una investigación a gran escala con una treintena de detenidos, Barbanza tenía un peso importante. Uno de los vecinos para los que se ha decretado el ingreso en prisión, junto a su hijo, es un hostelero de Boiro, y hay otras personas de su entorno implicadas. Además, el Siempre Cacharelos, que fue interceptado cuando, supuestamente, se dirigía a un punto concertado para recoger el cargamento de cocaína y traerlo a tierra, tiene su base en el puerto de Ribeira.

Detenciones recientes

La operación de esta semana, denominada Barranca Bermeja, también ha servido para evidenciar que los vínculos del norte de la ría de Arousa con los clanes del sur siguen siendo fuertes, un hecho constatado también con otras recientes detenciones. Uno de los nombres propios que se han asociado al narcotráfico en Barbanza en los últimos años es el de Francisco Pérez Rivas, que el pasado mes de julio fue detenido en Colombia y al que se acusa de trabajar para la organización presuntamente liderada por el cambadés Sito Miñanco.

Pérez Rivas ha aparecido vinculado a las principales actuaciones contra el tráfico de drogas que se han desarrollado en los últimos años en la comarca. En el 2014, en el marco de la operación Rufus, la Policía desarticuló una red de distribución de estupefacientes en Ribeira que presuntamente lideraba, y también fue detenido en el 2016 en la operación Globos como el presunto cabecilla de una organización que trató de importar 1.300 kilos de cocaína desde Venezuela.

Ese mismo año, se desmanteló otra red de distribución de cocaína y heroína en A Pobra con ramificaciones en el otro lado de la ría, concretamente en Vilagarcía, de donde era uno de los detenidos por un alijo de 250 kilos de coca que se incautaron en una empresa maderera de Lousame.

Los detenidos esta semana estaban bajo la lupa de los investigadores, pero no fichados

Aunque si se hace un repaso por los últimos operativos contra el tráfico de drogas realizados en Barbanza hay nombres que se repiten y corresponden con personas que acumulan antecedentes, en el caso de los detenidos esta semana en el marco de la operación Barranca Bermeja no es así. Estaban bajo la lupa de los investigadores, pero no habían sido detenidos previamente por delitos de este calado.

Es el caso de Mario Otero, el hostelero de Boiro al que, en vista de que es uno de los doce implicados que ha sido enviado a prisión, se le atribuye un papel importante en el alijo interceptado en alta mar. Pese a no tener antecedentes, la sombra de su relación con actividades ilícitas, como el contrabando, siempre ha planeado sobre él, y su nombre se ha cruzado en numerosas ocasiones en diligencias realizadas por las fuerzas del orden.

Seguir leyendo

Varias condenas a barbanzanos en los últimos años

La labor de las fuerzas del orden para desarticular organizaciones y redes de distribución de drogas se ha visto refrendada en los últimos años con diversas condenas a vecinos de la comarca. Una de las más sonadas fue la que impuso una pena de 15 años de cárcel a José Manuel Vila Sieira, O Presidente, por un alijo de cinco toneladas de cocaína interceptado en el año 2009.

En otra operación, esta internacional en colaboración con las fuerzas del orden italianas, fue detenido, junto a otros tres barbanzanos, Elías Piñeiro, condenado en el 2016 a 19 años de cárcel.

Seguir leyendo

Hai que volver ás barricadas

Olegario Sampedro

Hidra , o velenoso monstro acuático que custodiaba con esmero a entrada ao inframundo, posuía unha prodixiosa habilidade: cada vez que se lle cortaba unha das súas cabezas, brotábanlle dúas novas. Secasí, ao narcotráfico galego non lle fai falla gozar desa capacidade, pois é máis que evidente que as súas testas nunca lle foron completamente mutiladas.

Dende os colectivos que seguimos ratificándonos abertamente en contra destas bandas de delincuentes, asistimos perplexos e apesarados ao último transporte, que foi desmantelado polas forzas de seguridade. Cando semellaba que as dinámicas e os personaxes do libro e a serie Fariña eran cousa do pasado, observamos sorprendidos como moitos daqueles reais e indecentes individuos seguen actuando co mesmo pulo que despregaban na realización televisiva.

Seguir leyendo

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
1 votos
Comentarios

El narcotráfico sigue escribiendo capítulos