José Paz Pena: Adiós a un hombre que supo abrirse camino


ribeira / la voz

Sociable y hogareño, el ribeirense José Paz Pena fue un hombre luchador que supo abrirse camino desempeñando los más diversas profesiones. Inició su andadura laboral como taxista para, posteriormente, abrir una cafetería a la que llamó Róterdam, una ciudad a la que había viajado como transportista. En sus últimos años de vida laboral, José Paz, se dedicó a la venta de seguros.

Sus grandes aficiones fueron la pesca y la caza, que le permitían distraerse de sus ocupaciones cotidianas. Con su cuadrilla de amigos solía acudir a León. Como siempre fue una persona implicada en la vida social del municipio y le gustaba participar activamente, presidió la entidad cinegética de Ribeira. También sentía predilección por el fútbol y fue socio del Atlético Ribeira.

Padre de seis hijos, José Paz aprovechaba el tiempo de ocio para viajar y para disfrutar de la compañía de los suyos.

Nacido en el núcleo de Frións, falleció el jueves a los 87 años de edad y sus restos mortales fueron enterrados ayer en el cementerio de Ribeira. Familiares y amigos tuvieron oportunidad de tributarle el último adiós.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
8 votos
Comentarios

José Paz Pena: Adiós a un hombre que supo abrirse camino