Problemas con la titularidad de las fincas impiden aplicar la ley contraincendios

Errores catastrales, herencias sin repartir o propietarios cuyo lugar de residencia se desconoce son varios de los contratiempos


Ribeira / la voz

La normativa de prevención de incendios, que establece la obligatoriedad de mantener libre de maleza y especies arbóreas como acacias, pinos o eucaliptos un perímetro de 50 metros en los núcleos habitados, así como de despejar carreteras, caminos o pistas forestales, se está convirtiendo en una auténtica pesadilla para quienes deben hacer cumplir la ley en Barbanza. A un territorio minifundista, con miles de parcelas afectadas por la disposición de Medio Rural, se suman las complicaciones existentes para identificar a los propietarios de las parcelas.

Diversos profesionales explicaron que a la hora de enviar los requerimientos por el incumplimiento de la normativa se están encontrando con numerosos errores catastrales sobre la titularidad de las fincas. Un agente explicó que el catastro es su principal herramienta para localizar las parcelas y a sus dueños, pero que debido a los fallos en las identificaciones se han enviado notificaciones a vecinos que nada tienen que ver con los terrenos afectados. Los requeridos indebidamente presentan alegaciones y el proceso burocrático se enmaraña todavía más.

Una de las personas encargadas de supervisar el cumplimiento de la ley en Porto do Son es María Maroñas, quien explica: «Antes era muy habitual que al adquirir un bien se realizara el cambio de titular en el registro de la propiedad, pero no en el catastro. En la actualidad es más difícil que suceda eso».

Labor de investigación

Tanto el personal municipal como los agentes forestales encargados de localizar a los propietarios tienen que efectuar una auténtica labor de investigación que, explican, requiere muchas horas, lo que motiva que los procedimientos avancen de manera muy lenta.

A los problemas con los datos catastrales hay que añadir, destacan, el desconocimiento sobre el lugar de residencia de numerosos propietarios. La recopilación de datos se hace preguntando a los vecinos del lugar, pero no siempre se obtiene la información deseada o solo se consigue en parte.

La tercera dificultad en el complejo proceso que se lleva a cabo radica en la existencia de herencias sin repartir, con lo que no hay un titular al que requerir para que haga la limpieza.

Aunque son las Administraciones locales las encargadas de velar por el cumplimiento de la normativa, existe un protocolo que debe respetarse antes de que puedan actuar de oficio. El primer paso consiste en notificar al dueño y, en caso de que esto no resulte factible, debe publicarse el correspondiente anuncio en el Boletín Oficial de la Provincia.

Al explicar las dificultades a las que deben hacer frente, un profesional de la comarca manifestaba: «É un traballo complicadísimo».

Algunos ayuntamientos, como es el caso de Outes, han encargado la elaboración de un registro sobre todas las parcelas y núcleos en los que no se cumple la normativa. La intención, cuando esté concluido, es que facilite el trabajo de quienes deben cursar las notificaciones.

La obligación que tienen los concellos de velar por el cumplimiento de la ley de Medio Rural ha motivado la necesidad de destinar personal exclusivamente a la realización de esta labor, que todos aseguran que está resultando más complicada de lo que se preveía inicialmente.

Las Administraciones informan verbalmente y por escrito

Cientos de requerimientos han emitido en los últimos meses los concellos instando al desbroce de maleza y a la corta de árboles que están dentro de la denominada franja de seguridad. Sin embargo, las Administraciones, tanto la autonómica como las locales, evitan la imposición de multas.

Las notificaciones se hacen tanto por escrito como verbalmente. En muchas ocasiones se opta inicialmente por esta segunda opción y, en el caso de que el afectado haga caso omiso, se manda la comunicación.

La totalidad de los responsables municipales resaltan la disposición de los ciudadanos a cumplir con la ley y muchos ya se han preocupado de informarse sobre si tenían parcelas afectadas y qué debían hacer.

Seguir leyendo

Más de la mitad del terreno todavía continúa sin limpiar

Aunque el plazo para cumplir la normativa sobre prevención de incendios concluyó el 31 de mayo, más de la mitad del terreno todavía continúa sin limpiar. Profesionales que trabajan sobre el terreno calculan que el proceso puede dilatarse varios años.

La magnitud de la superficie a desbrozar y el alto número de árboles que deben talarse ha motivado que, en este momento, las empresas dedicadas a estas tareas se vean desbordadas. Además, las toneladas de madera suministradas a los mercados provocan que en este momento ya sean prácticamente imposibles de absorber.

Hay particulares y comunidades de montes que deberán aguardar varios meses antes de que se acometan los trabajos. Entre las entidades que recientemente efectuaron una limpieza figura la de Louro, que realizó una franja de protección junto al convento de la localidad.

Seguir leyendo

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
1 votos
Comentarios

Problemas con la titularidad de las fincas impiden aplicar la ley contraincendios