La luna de miel de las bodas barbanzanas

Las grandes firmas de celebración de festejos constatan el auge de su actividad y cuentan con reservas a dos años vista

.

Ribeira / la voz

En lo que se refiere al ámbito de la realización de celebraciones y eventos como bodas, bautizos y comuniones, Barbanza vive una auténtica luna de miel. Desde la principal empresa de la comarca en este sector, Chicolino Restauración, constatan un auge que no solo ha devuelto ya los índices económicos de este negocio a los años anteriores a la crisis, sino que apunta a que podrían ser superados. Este ejercicio, la firma ha alcanzado los cuatro millones de facturación, un logro que su propietario, Arturo Fajardo, valoró como «máis que positivo».

Sin embargo, este no es el único indicador de crecimiento, ya que las grandes empresas barbanzanas ponen sobre la mesa unos niveles de ocupación de vértigo, puesto que la prevista para 2019 ya ha superado el 70 %, pero lo verdaderamente relevante es que ya hay una media de entre el 10 y el 20 % de reservas para el 2020. «Estamos llenos hasta la bandera, en muchas ocasiones con tres bodas simultáneas», explicaron desde una consolidada empresa con base en Outes.

«A xente xa está perdendo o medo a pasalo ben», indicó el responsable de una empresa boirense, señalando que la tendencia de crecimiento iniciada en ciudades como Madrid o Barcelona es perfectamente trasladable a la comarca. «Todas as familias necesitan datas para estar xuntos, é moi difícil prescindir do compoñente social», analizó del que cree que ha sido el factor clave para explicar la recuperación tras el crac financiero.

Aumento de invitados

Tras consultar a distintas firmas, se ha constatado también un aumento del número de invitados, cifra que difiere según las características de las instalaciones de cada una, pero cuya media de comensales se sitúa en 150, aunque en ocasiones se han llegado a organizar eventos que reúnen a 300 personas o más.

Desde Boiro advierten de que otra de las características de este modelo de negocio puede suponer un arma de doble filo: «A clave é aprender dos clientes, pois este sector depende moito das modas e nunca se sabe exactamente onde vai estar no futuro».

El público demanda más servicios y prima la decoración

Las principales firmas de la comarca en el sector de la realización de eventos como bodas, bautizos o comuniones coinciden en cuales han sido los factores que explican el aumento del volumen de un negocio en el que todo está en constante cambio y en el que el análisis de las redes sociales y de las tendencias internacionales son fundamentales. La clave está en el creciente interés del público en servicios complementarios y decoración.

 

¿Dónde se ha notado el mayor aumento de la inversión de los clientes?

El cliente gasta más, pero porque también demanda un plus de calidad que antes solo se circunscribía a algunos convites. Se plasma en la cantidad de servicios complementarios que se contratan, pues a la clásica mesa de aperitivos se han sumado cortadores de jamón y pulpeiros profesionales, barras de mojitos de todos los sabores, bufé americano de hamburguesas y perritos calientes o las recién llegadas mesas de bivalvos. A la tradicional barra libre también hay que añadirle las novedosas recenas, con creperías, surtidos de pizzas o donuts Las actuaciones de música en directo también están en auge, ya sea con bandas escogidas por los novios o los grupos con los que acostumbran a trabajar, como es el caso de Caras Bé o Broken Pitch en Barbanza.

Seguir leyendo

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
1 votos
Comentarios

La luna de miel de las bodas barbanzanas