Diego Romero: Un campeón al que atrapó la piragua

Boirense de adopción, no deja de acumular triunfos en un medallero que aspira a seguir creciendo


Ribeira / La Voz

Habrá opiniones enfrentadas sobre si un campeón nace, o se hace. En el caso de Diego Romero, nacido en Cuntis en 1990, pero afincado en Boiro, hay un poco de todo: a sus cualidades para el piragüismo se suman el trabajo y la constancia que le han llevado al campeonato de Europa de maratón. Cogió la pala cuando todavía era un niño y la canoa le atrapó poco a poco hasta que este deporte se ha convertido en el eje central de su vida.

Inició su trayectoria en el club As Torres de Catoira, a donde llegó por casualidad con 12 años durante una excursión del colegio. Probó, le gustó y lo demás es historia, aunque no sabe precisar en qué momento el piragüismo dejó de ser una afición para ocupar buena parte de su tiempo: «Vas progresivamente. Non é que te propoñas nun momento dado dedicarte en serio a este deporte, vaste metendo pouco a pouco, o día a día lévache a ir entrando cada vez máis e cando tes das conta, se os resultados acompañan, acabas dedicándote a el por completo».

El responsable técnico del club catoirense ya daba las claves de la exitosa trayectoria de Diego cuando este empezaba a despuntar: «Romero é froito da constancia e do esforzo persoal». Su éxito más reciente es el campeonato de Europa de maratón, pero, en su caso, los tiempos y las medallas tardaron en llegar. «Moitos comezan a destacar de rapaces, no meu caso non foi así, estiven seis ou sete anos adestrando ata que empezaron a chegar os resultados».

Amplio medallero

Corría el año 2007 cuando disputó su primera competición internacional y desde entonces no ha dejado de acumular éxitos en un medallero que aspira a seguir creciendo. Ahora está inmerso en la preparación del mundial de maratón, que se disputará el 9 de septiembre, y a ello dedicará sus recién estrenadas vacaciones estivales.

Trabaja en el Ejército, así que su rutina diaria no le deja apenas tiempo para el descanso: «O meu día a día é levantarme ás seis da mañá para ir a traballar ata as tres ou catro da tarde, depende do día. Logo adestro ata as sete ou oito, ás nove chego á casa e a descansar ata o día seguinte». A veces, entrena también sábados y domingos. Semejante agenda agota a cualquiera, pero tiene su recompensa: «Si que cansa e desgasta, pero ao final os bos resultados compensan todo o traballo feito».

Con tan poco tiempo, Diego Romero todavía no ha pensado en la próxima campaña: «A tempada de maratón é máis longa e estou centrado na preparación do campionato mundial, non pensei aínda que vou facer o próximo ano, pero queda moito. É mellor pensar no día a día e despois xa se verá».

Tampoco ha decidido si volverá a intentar hacerse con una plaza para disputar los próximos Juegos Olímpicos. En la última edición se quedó a las puertas de lograrlo y, aunque es un sueño, ahora está centrado en la competición de maratón. Sobre la clasificación para las últimas Olimpiadas, reconoce que fue duro quedarse a un solo paso de clasificarse: «Se ao principio da tempada me din que ía quedar ás portas firmaba, pero cando quedas tan cerca e non o consegues é unha pequena decepción».

Día a día

Mientras llega el momento de tomar una decisión, Diego Romero está centrado en sus entrenamientos diarios y en la preparación del mundial, un trabajo que, como él mismo explica, solo es posible gracias al apoyo de su club, el Breogán de O Grove, y a sus patrocinadores. El principal apoyo económico del canoísta afincado en Boiro es el hotel balneario Termas de Cuntis, que le da el respaldo que necesita para ir a entrenar todos los días y para sus desplazamientos a los campeonatos.

Sobre esta cuestión, añade que en su caso ha tenido mucha suerte porque no es fácil encontrar el apoyo necesario: «Os patrocinadores hai que buscalos, non veñen sós, pero non teño tempo nin para iso, é imposible. Eu tiven sorte porque a través dun familiar souben que Termas de Cuntis buscaba xente para patrocinar e contactei con eles».

La tranquilidad que le aporta saberse con las espaldas cubiertas permite a Diego estar centrado en sus entrenamientos con el objetivo de alcanzar un nuevo podio en el mundial.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
3 votos
Comentarios

Diego Romero: Un campeón al que atrapó la piragua