El Compos tumbó a un gran Puebla

Marcos Remeseiro, con un zurdazo al palo largo imparable para el cancerbero, derrumbó el muro local en la segunda mitad

A. Parada

El Puebla demostró, contra el actual campeón de Tercera División, que este no será un año de trámite en Preferente. El bloque de Anxo Casalderrey, bien parapetado con dos líneas de cuatro y un par de delanteros, bloqueó el huracán del Compostela hasta que agotó la gasolina. No fue hasta el minuto 67 que los locales terminaron con sus reservas, momento que Remeseiro envió a la lona a un equipo que cayó con honor en A Alta.

El duelo arrancó con pólvora por parte de los locales. El Puebla tocaba y buscaba las espaldas de un Compostela que arriesgó con la defensa en el centro del campo. Con las piernas frescas, Viturro peinaba los balones en largo de la zaga barbanzana para habilitar a un Manoliño que se multiplicó en el primer tiempo. En la segunda intentona, el sonense se metió en el área, la defensa santiaguesa lo interceptó con contundencia y el colegiado no dudó en pitar penalti.

Manoliño, ávido de gol, se encargó de tirarlo. El sonense pegó duro y abajo, a la derecha de un Lorenzo que sacó una mano salvadora que desvió el balón.

Todo cambia

Con la pena máxima marrada, el Puebla comenzó a acusar el incesante sol que golpeó el césped de A Alta. El Compostela tocaba de primeras, imprimiendo una movilidad imposible de seguir por el bloque local. Con ese estilo brilló el que es uno de los mejores jugadores de Tercera División, un Álex Ares que estuvo imparable por todo el frente de ataque.

A pesar de la superioridad visitante, y del carrusel de oportunidades que se marcharon por centímetros, el Puebla aguantó estoicamente hasta el segundo tiempo, cuando el agotamiento hizo mayor mella. Tras el zurdazo de Remeseiro ante el que poco pudo hacer Juan para repelerlo, los visitantes se soltaron y pisaron área con facilidad.

Fue así como Filgueira, tras un pase de la muerte, y Abelenda, después de fintar al zaguero con un giro de cintura, sentenciaron a un equipo local que, a pesar del 0-3, dejó un grata impresión para el curso que arranca este mes.

Anxo Casalderrey: «Estoy orgulloso del trabajo de todos»

A pesar de la derrota, el técnico pobrense, Anxo Casalderrey, no pudo evitar valorar positivamente el esfuerzo que hizo su equipo: «Estoy orgulloso del trabajo de todos. Mantener el 0-0 contra el Compos hasta mediada la segunda parte es como un triunfo».

La receta de los locales era intentar aguantar el máximo tiempo posible sin encajar gol y optar por transiciones largas, aunque la gasolina no fue suficiente: «El partido se diluyó por la condición física. Ellos son el Compostela y llevan tres semanas entrenando».

El Boiro se agarró al clavo ardiendo para pasar a octavos desde los once metros

Agarrado al clavo ardiendo, el Boiro pasó a octavos de final de la Copa Diputación. Contra un Soneira que peleó cada balón, no fue hasta el minuto 95 que el bloque de Rubén López consiguió empatar la contienda con un tanto de Pozas que sirvió para enviar la eliminatoria a la lotería de los penaltis. La suerte sonrío a los boiristas desde los once metros, que volverán a jugar este domingo contra el vencedor del Xallas-Sofán.

A pesar de lo que pueda entreverse del 1-1 final, los barbanzanos monopolizaron el duelo. El Boiro dominó el balón y pisó área con asiduidad, aunque sin la puntería suficiente para perforar la red de los de Vimianzo. Aunque las ocasiones eran visitantes, el Soneira no se amilanó y buscó en el contragolpe el camino para hacer daño.

El duelo se desequilibró en la segunda mitad. Un disparo de falta, que salió rechazado, lo aprovechó el Soneira para poner el 1-0 en el marcador. El gol, injusto para lo que se vio en el campo, espoleó a los locales, que se cerraron en su área para defender el resultado.

Oleadas

Fue ahí cuando el Boiro se echó al ataque. Paco tuvo las tablas desde el punto de penalti, aunque el lateral no logró embocar a la red. Changui, con un zapatazo al palo, rozó la épica, pero tuvo que ser Pozas, después de un centro de Anxo, el que enviara el partido a la tanda de penaltis.

Después de la parada de Rodri a uno de los lanzamientos, y aunque Changui marró el suyo, el Boiro pasó a octavos tras agarrarse al clavo ardiendo y una vez que el diez de los locales envió el balón al travesaño al intentar lanzar a lo Panenka.

Quintairos se lució en el festival de goles que el Noia le endosó al Flavia en Padrón

El Noia superó ayer, cómodamente, el primer encuentro de su travesía en la Copa Diputación, una jornada que llevó a los de San Lázaro a lograr un auténtico recital de goles en el municipal de O Souto, hogar de un Flavia que sudó la camiseta y presentó batalla hasta el final (2-6).

Los de José Manuel Pose no se hicieron de rogar y abrieron la lata en el minuto 7, después de que Rivas le diera cuerda a un saque de Jon, para que Quintairos fusilase. Insaciable, en el 29 la coló por encima del portero, esta vez con asistencia de Rendo. Antes de marcharse al vestuario, Nando subía el tercero al luminoso, justo después de sustituir a Hugo.

«Hat trick»

La segunda parte arrancaba con intensidad, para que Quintairos se luciese ejecutando el hat trick en el 51, tras cazar un centro perfecto de Stefan, que le llegó por la banda izquierda. Nando firmó doblete con el quinto en el 74, pero le quedó tiempo para dejarle en bandeja el sexto a Rubén, que batió al portero. Escobar y Padín anotaron para el Flavia.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
2 votos
Comentarios

El Compos tumbó a un gran Puebla