Hijos adoptivos


Hay municipios que honran a ciertas personas «por los servicios prestados en beneficio u honor del municipio». Y, por tal servicio, merecen el reconocimiento de hijos adoptivos. Y, también, hay personas que siendo dignas de tal distinción, son ellas quienes honran a sus municipios de adopción. Cuando por los miembros de una corporación municipal se procede a la propuesta del mayor reconocimiento que un Ayuntamiento puede otorgar, se enumeran una serie de valores de la persona merecedora de tal honor. Y esos son los valores innegables que motivaron la concesión de tal distinción a personas como Segundo Durán y Gerardo Fernández Albor.

¿Podrá alguien que años atrás haya conocido la Puebla o A Pobra, poner en duda la labor desarrollada por el mejor alcalde que ha tenido ese municipio? ¿Habrá alguien libre de prejuicios políticos capaz de negar el progreso y la transformación que tanto ha beneficiado a A Pobra siendo alcalde Segundo Durán y presidente de la Xunta de Galicia Gerardo Fernández Albor? Es triste que el desacuerdo en la concesión de tal honor a otra insigne persona sirva de moneda de cambio para que el Consello Consultivo abogue, una década más tarde, por la invalidez de tal otorgamiento a estas importantes personas que tan extraordinarios servicios prestaron al municipio de A Pobra do Caramiñal.

Las buenas acciones deben prevalecer sobre las malas o dudosas, al margen de errores humanos de los que nadie está libre. Los indiscutibles méritos de estos hijos adoptivos deberían de estar por encima de politiqueos innecesarios que en nada ayudan a la honra de un concello. Y yo, que al igual que Durán y Albor, tampoco soy de mi querida Pobra, con la independencia y libertad que me proporciona mi filiación política, me he tomado la licencia de opinar. José Vicente Domínguez. Ribeira.

Puede enviar sus textos a la dirección de correo electrónico redac.barbanza@lavoz.es

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
8 votos
Comentarios

Hijos adoptivos