Boiro, Mazaricos y Porto do Son tienen siete mil inmuebles sin regularizar

El Ministerio de Hacienda mantiene abierto el proceso de actualización catastral en estos tres municipios

.
alvite
ribeira / la voz

Hoy era el día fijado por el Ministerio de Hacienda para dar por completado el proceso de actualización catastral en los distintos concellos de la comunidad, pero la gran cantidad de inmuebles que están sin registrar ha provocado que se haya tenido que añadir una prórroga de seis meses para poder incluirlos a todos. En Galicia hay 79 municipios en los que no se han podido peinar todas estas construcciones que estaban ocultas -y que por consiguiente no pagaban el IBI-, entre los que se encuentran Mazaricos, Porto do Son y Boiro, que suman cerca de siete mil inmuebles sin regularizar.

Desde el Concello boirense explicaron que este proceso de actualización se llevó a cabo en distintas fases, y que ellos entraron en la última que se inició en diciembre del 2017. En total, en este ayuntamiento se inscribieron 2.840 edificaciones nuevas, una cantidad tan elevada que obligó a ampliar el horario de atención al público de la oficina de recaudación. «Durante un mes estivemos traballando mañá e tarde para poder ofrecer información aos afectados. Normalmente, eles viñan coa carta do Catastro e cun novo código, e nós amosámoslle como estaba a situación antes e como quedaba agora», afirmaron desde las oficinas boirenses.

Reconocieron que, aunque hubo algunas quejas por tener que pagar los 60 euros de la tarifa de actualización, «sempre é mellor pagar unha taxa, que hai que deixar claro que non é unha multa, que abonar a alta dunha vivenda, que poden ser 300 euros». Aunque en la actualidad algún vecino todavía está recibiendo las cartas de Hacienda sobre este proceso de revisión, en el Concello esperan que quede totalmente finiquitado en las próximas semanas.

Así, en el 2019 los boirenses ya pagarán el impuesto de la contribución con el nuevo valor de sus propiedades, una tasa a la que algunos tendrán que añadir una penalización por no tener en regla sus inmuebles, un recargo que se puede aplicar hasta un máximo de cuatro años.

Todos iguales

También en Porto do Son estuvieron recibiendo las notificaciones de la Dirección General del Catastro en las últimas semanas, ya que según los datos que maneja el Concello, se actualizaron alrededor de 2.000 construcciones que se encontraban en una situación irregular. La concejala de Facenda, María Maneiro, reconoció que era un proceso necesario, «ya que hay que normalizar una situación que estaba mal. Lo justo es que todos paguen el IBI por lo que tienen, no vale que unos lo hagan y otros no».

El otro municipio en el que todavía no se ha concluido el proceso de actualización es el de Mazaricos, donde el número de afectados ronda los 1.900. También en este caso el Concello decidió poner en marcha, hace tres semanas, una oficina de atención a los vecinos que recibieron estas notificaciones de Hacienda, un servicio que ya utilizaron un centenar de mazaricanos.

Para intentar paliar los efectos de este proceso de actualización del catastro, el alcalde, Juan José Blanco Riveiro, anunció que se rebajará el tipo impositivo que aplica en el IBI de naturaleza urbana del 0,6 % actual al 0,4 %, que es el mínimo permitido. Asimismo, está previsto aprobar distintas bonificaciones para las ganaderías y establecimientos comerciales.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

Boiro, Mazaricos y Porto do Son tienen siete mil inmuebles sin regularizar