El nuevo proyecto del Boiro Voleibol

El plan pasa por dividir los apartados deportivo, social y económico para lograr una mayor profesionalización


Ribeira / la voz

Una década después de su creación, los éxitos han obligado al Boiro Voleibol a dar un golpe de timón. Un crecimiento exponencial en la base, el sinfín de campeonatos autonómicos y nacionales disputados y la consolidación del primer equipo en la élite estatal, han exigido una mayor profesionalización al club.

La cantera es la principal obsesión de la actual directiva. «É o piar fundamental. Queremos formar un equipo de adestradores moi sólido, no que se atopen persoas formadas e comprometidas», revela Adrián Alves, una de las piezas fundamentales de la institución. El técnico confiesa que base y primer equipo deben contar con un puente que los interconecte: «É un paso delicado, pero este ano xa se verá. Pablo, Darío, Christopher e Dani van estar co equipo de Superliga 2».

El plan necesitará de un mayor músculo económico. Ahí entra el rol del nuevo presidente del club, Óscar López, quien ya formaba parte de la entidad los últimos dos años: «Queremos conformar unha estructura dividida por parcelas de traballo. A deportiva, que xa está cuberta, unha social que nos permita facer eventos, acoller campionatos ou concentracións, e unha última que é a económica. Isto é moi importante para unha comarca que respira voleibol».

López reconoce que «non queremos vivir só das subvencións. Necesitamos que os socios, pais e patrocinadores estean contentos. Que vexan que o seu esforzo ten retorno. Temos que funcionar como unha pequena empresa, xa estamos por enriba dos 100.000 euros de presuposto. Non somos un club pequeno».

División de tareas

El crecimiento que ha experimentado el Boiro ha motivado que cada vez sean necesarias más manos. «É inviable que un adestrador leve as contas, que organice un campionato e que xestione un equipo», reconoce López. El cambio ha sido una bocanada de oxígeno para un cuerpo técnico que ha colocado A Cachada en la cúspide de los equipos gallegos. «Boiro é unha das capitais do voleibol autonómico. Estamos pelexando contra auténtico xigantes. Este ano, ás seleccións galegas aportamos uns 20 xogadores. Fai dez anos era impensable», revela Alves.

La tercera pata pasa por el primer equipo, un Rotogal Boiro que también sufrirá cambios. «El equipo los pedía. Vendrá gente joven y la idea es que puedan quedarse. Contaremos con preparador físico. Queremos entrenar más y mejor», destaca el técnico, Emilio Palacio, que se muestra confiado: «Si no hay nada extraño, será un gran año».

Entre sus objetivos para el próximo curso, el entrenador apuesta por meterse en la fase de ascenso: «Nuestra meta es tener una temporada más larga, con más partidos y poder pelear más tiempo». Disputar la Copa Príncipe será el objetivo más cercano: «A ver si este año nos sale una primera vuelta, todavía no la hemos jugado». La Copa Galicia, su trofeo por excelencia, es indiscutible: «Queremos ganarla».

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
7 votos
Comentarios

El nuevo proyecto del Boiro Voleibol