Los puertos deportivos se consolidan como puntos de entrada de turistas

En lo que va de año llegaron a la comarca más de un millar de embarcaciones


ribeira / la voz

Casi siempre que se habla de turismo uno piensa en hoteles, zonas de acampada y, como mucho, caravanas recorriendo la comarca. Pero pocas veces se tienen en cuenta los visitantes que llegan a través del mar y este dato, en lo que a Barbanza se refiere, empieza a ser importante. Cada año son más las embarcaciones de recreo que amarran en los puertos deportivos de la zona. Algunos lo hacen para repostar y hacer acopio de víveres, pero otros muchos tripulantes llegan con el fin de pasar varios días realizando excursiones, disfrutando de las playas y saboreando la rica gastronomía local.

Las estadísticas de tránsitos que se manejan en los diferentes puertos deportivos son las que permiten conocer la evolución del turismo en este ámbito. Y estas reflejan que se está produciendo una escalada importante. En lo que va de año fueron más de 1.000 los barcos que amarraron en algún punto de la comarca. La mayor parte de ellos llegan con una media de entre tres y seis pasajeros a bordo, lo que situaría la cifra de visitantes que accedieron a la comarca desde el mar entre 4.000 y 5.000.

El de Muros fue el puerto deportivo de la zona al que llegaron más embarcaciones de este tipo en lo que va de año: un total de 505. La cifra está por encima de la registrada a estas alturas del 2017 y duplica a la del 2016. «Creo que la localidad se ve beneficiada por su estratégica ubicación, en la boca de la ría. Muchos de los barcos que atracan aquí van hacia el sur, de hecho algunos incluso vuelven a hacer una parada a la vuelta», explican desde la empresa que gestiona las instalaciones de la villa.

Línea ascendente

En el municipio pobrense recalaron, desde que arrancó el año, 286 barcos, una cifra que supera la registrada a estas alturas del 2017. También es ascendente la trayectoria que dibujan los tránsitos en Portosín, un centenar desde enero. «Empezaron a llegar en el mes de abril y el aumento fue significativo desde el 1 de julio, tanto que hay momentos en los que incluso tenemos problemas para atender a la gente con tiempo», apunta Carmela Núñez, una de las trabajadoras del club náutico.

A las instalaciones ribeirenses también atracaron casi un centenar de barcos, mientras que al puerto de Cabo de Cruz arribaron 60: «Aquí veñen sobre todo buscando tranquilidade», comentaron desde la Marina.

Franceses, ingleses e irlandeses constituyen el grueso de turistas que llegan a la comarca a través del mar, aunque el abanico de procedencias es muy variado: «Por ter temos ata visitantes que proceden de Rusia, pero dun tempo a esta parte, os de Francia están superando con creces a media», explicaban desde el náutico de Portosín.

Si bien es cierto que muchos de estos turistas están solo una o dos noches en la zona, otros llegan con la idea de pasar estancias más largas, que aprovechan para conocer lugares de interés y para consumir: «Boa parte dos que chegan a Muros preguntan por bos restaurantes nos que comer peixe. Pola información que demandan, penso que as visitas constitúen unha fonte de ingresos para o pobo», indicaron desde el puerto deportivo de la localidad.

En las instalaciones de Portosín destacaron el bum de los deportes: «Hai quen pregunta polo castro de Baroña e pola vila de Noia, pero moitos queren facer sendeirismo e rutas en bici».

La influencia del Camino se deja notar y añade un atractivo a la zona

Un porcentaje importante de los turistas que llegan a la comarca a través del mar tienen Santiago entre sus objetivos. Desde los clubes náuticos aseguran que realizar una visita a la ciudad compostelana forma parte de la hoja de ruta de casi todos sus visitantes: «Sempre se interesan polos horarios dos autobuses, pois non queren irse sen visitar a catedral», comentan desde Muros. «Incluso hai quen repite e cada vez que ven vai a Santiago», apuntan desde Portosín.

Con el fin de sacarle más partido al tirón del Camino, algunos puertos deportivos tienen convenios que permiten incluso a los turistas conseguir la Compostela. «A través de Asnauga estamos promovendo a travesía náutica e, aínda que de momento non hai moitos que se animen a facelo, seguimos incidindo», señalaba una trabajadora del club náutico de Portosín.

Desde Cabo de Cruz explicaban que la semana pasada llegó un barco holandés que tenía previsto continuar hasta Pontecesures, para realizar después el último trayecto a pie.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
2 votos
Comentarios

Los puertos deportivos se consolidan como puntos de entrada de turistas