«Eu non marchei de Erasmus, fun traballar gratis a Italia»

Cuatro estudiantes del CIFP Coroso llevan más de dos meses esperando para cobrar una ayuda de la Xunta


ribeira / la voz

«Eu non marchei de Erasmus, fun traballar gratis a Italia», esta es una de las frases, o aclaraciones, que más ha repetido el sonense José Manuel González desde el día 15 del mes pasado, cuando regresó de la ciudad de Parma, tras realizar una estancia FCT Erasmus +, es decir, prácticas en un centro de trabajo extranjero. Este estudiante del CIFP Coroso de Ribeira no se lamenta por no haber cobrado de la empresa en la que se formó, eso ya lo sabía. Se queja porque lleva unos dos meses y medio esperando para cobrar la beca con la que debía haber pagado su sustento en Italia, país del que volvió el 15 de junio.

El caso de González no es único, junto a él se vieron afectados sus compañeros del centro integrado ribeirense -todos alumnos del ciclo superior de Automoción- Alberto Dios, Martín Piñeiro y Enrique Miranda, aunque este último residió en la localidad de Poggio Rusco. Los cuatro, de edades comprendidas entre los 22 y 24 años, llegaron el 30 de marzo a Italia y el 20 de abril debían haber cobrado el 80 % de unas ayudas que, según cada caso, oscilan entre los 900 y los 1.100 euros. El 20 % restante lo percibirían a su regreso.

El incumplimiento

«Ya sabíamos que era poco dinero, pero lo que fastidia es que te den una fecha concreta de cobro y que estemos en julio sin haber percibido nada, mientras nos siguen diciendo que el pago está en trámites», expresó Alberto Dios, para señalar que las excusas han sido una constante, a pesar de que el centro se interesó ante la Xunta por su caso. «O mítico ‘sigue buscando’ do rasca e gaña», anotó González.

«A realidade é que che mandan cunha man diante e outra detrás», indicó Martín Piñeiro, que residió en el mismo piso que González y Dios. El coste alquiler superaba al de la beca, de ahí el agravante de lo que tuvieron que soportar. «Marchei para aprender e de paso dar un alivio á familia, e ao final supuxen un gasto», anotó el sonense.

Los jóvenes se levantaban a las 6.30 horas, cogían el autobús y trabajaban ocho horas en un taller. Para ahorrar gastos se preparaban la comida «aínda que de vez en cando collíamos un cacho de pizza», afirmó José Manuel González, irónicamente, sobre su parco contacto con la gastronomía italiana.

Educación precisa que el expediente de pago se tramita con la mayor celeridad

Tras analizar el caso de los cuatro jóvenes que aguardan para recibir el pago de sus becas, fuentes de la Consellería de Educación precisaron que, en estos momentos, se está «tramitando o expediente de pago coa maior celeridade posible».

Asimismo, desde este organismo de la Xunta de Galicia destacaron que la ayuda «previsiblemente pagarase dentro deste mes de xullo».

No obstante, desde la consellería de Educación no aclararon el motivo que ha provocado del retraso a la hora de satisfacer la remuneración con la que contaban los jóvenes.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
22 votos
Comentarios

«Eu non marchei de Erasmus, fun traballar gratis a Italia»