Un proceso regulado que obliga a adelantar el dinero


Ribeira / La Voz

En veranos precedentes se ha criticado la tardanza a la hora de conceder las subvenciones para la limpieza de los montes. En los últimos años el proceso se ha adelantado, pero la regulación establece unos pasos menos ágiles de lo deseable y obliga a las entidades a adelantar el dinero.

Convocatoria

A finales de año. La orden por la que se convocan la ayudas se dictó el 11 de diciembre del año pasado, y en enero las comunidades interesadas en acceder a las ayudas realizaron las solicitudes.

Resolución

En abril. El pasado mes de abril se publicó el listado con las ayudas concedidas a las entidades y la finalidad a la que deben destinarse. Sin embargo, con eso no es suficiente para que los comuneros se pongan manos a la obra y previamente técnicos de la Xunta deben desplazarse a cada una de las zonas incluidas en las subvenciones para realizar una comprobación de campo que, efectivamente, el proyecto presentado es viable y puede llevarse a cabo, y luego se emite la autorización correspondiente.

Ejecución

Pendiente. El proceso no es demasiado ágil y entre las comunidades barbanzanas existen casos, como la de Nebra, en los que el permiso para realizar los desbroces llegó hace solamente un par de días, así que los trabajos aún están pendientes. En otras, como en Vilar, Campelo y Cerqueiras, las actuaciones están ya en fase de ejecución.

Cobro

Gasto justificado. Un aspecto a tener en cuenta por parte de las entidades cuando solicitan las ayudas es que deben hacer frente al gasto por anticipado. En la comprobación de campo, la Administración fija unas pautas a la hora de realizar los trabajos, y una vez finalizados se comprueba si se cumplieron. Si es así, hay que justificar la inversión y se cobra a finales de año.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

Un proceso regulado que obliga a adelantar el dinero