Los jubilados de Rianxo se aferran a su sede

Portos fijó el día de ayer como fecha para el desalojo, pero los mayores están decididos a resistir en su puesto


Ribeira / La Voz

La semana pasada se hacía público el ultimátum dado por Portos de Galicia al Club de Xubilados e Pensionistas de Rianxo para que abandonasen el local que ocupan en dependencias de la cofradía rianxeira. El plazo dado por el ente autonómico finalizó ayer, y ni unos se marcharon voluntariamente de las instalaciones ni los otros hicieron ademán de echarlos por la fuerza. Y aunque así fuera, los jubilados se aferran a su sede y no están dispuestos a rendirse.

Como un día cualquiera, a las diez de la mañana, el presidente de la entidad abrió con total normalidad la puerta de la que, pese a haber una sentencia judicial firme que les obliga a irse, sigue siendo su sede. Poco a poco, los socios más madrugadores se acercaron al local siguiendo su ritual diario para leer el periódico o charlar con quien se acercase por allí. Mientras, en una mesa, Luis Figueira, el presidente, coloca cuidadosamente recortes de prensa y papeles que forman parte del arsenal de los jubilados en su lucha por continuar donde están.

Entre el papeleo, figuran las alegaciones que presentaron ante Portos tras recibir la notificación de desahucio, en las que sostienen, como han hecho siempre, que el local es suyo, y Luis señala un documento firmado en el 2001 por el anterior patrón mayor, Baltasar Rodríguez, en el que puede leerse la cofradía «fai entrega ao club de xubilados das instalacións solicitadas, dado que as mesmas foron construídas por Portos para esta finalidade».

Apartados del proceso

Los jubilados rianxeiros se quejan de que no pudieron aportar nada de esto en el juicio que derivó en la orden de desahucio del local, que pertenece al pósito, porque «a nós non nos citaron para o xuízo, Portos tívonos a parte totalmente».

Tampoco saben si las alegaciones que han presentado servirán de algo ni si hay un plazo para que les contesten. Lo que sí tienen claro es que no dejarán las instalaciones por las buenas: «Eu xa trouxen un bocadillo para comer á mediodía para non pechar porque non me fío destes, son capaces de aproveitar que marchamos para botarnos».

Por su parte, fuentes del ente autonómico indicaron que ayer no tenían constancia de las alegaciones, pero explicaron que estaban en plazo y que, si se presentaron en otro registro que no fuera el suyo, pueden tardar unos días. Aclararon, además, que no tienen intención de desalojar a los mayores rianxeiros por la fuerza.

Aún así, Luis está dispuesto a ir a Bruselas si es necesario para que escuchen sus reivindicaciones: «Se hai que ir ao tribunal europeo, vaise, non me importan, porque non teñen razón ningunha».

Los integrantes del club de jubilados desmienten además que se hayan negado a pagar los gastos de agua y luz del local, y muestran otro papel, este dirigido a la cofradía y firmado en el 2012, en el que se ofrecen a afrontar esos pagos. El quid de la cuestión radica en los 9.000 euros de tasas que exige Portos por el uso de esas instalaciones, una cuantía que nadie quiere afrontar.

En vista de esta situación, los mayores rianxeiros creen que la única salida al conflicto es el diálogo: «O que hai que facer é sentarse a falar Portos, a confraría, o Concello e nós para buscar un acordo». Mientras tanto, ellos continuarán con sus resistencia.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
2 votos
Comentarios

Los jubilados de Rianxo se aferran a su sede