El Boiro carece de candidatos a salvarlo o a tomar las riendas

Se produjeron reuniones con empresarios y negociaciones con jugadores, pero fuentes del club indicaron que estas encallaron


Puede que desde la asamblea de socios celebrada el miércoles 13 el Boiro carezca de directiva. No obstante, eso no quiere decir que no haya nadie que luche en la sombra por intentar salvar a este club histórico. Y una vez más, esta última afirmación tampoco supone que vayan a tener lugar cambios de guion en la probable desaparición de una entidad que, oficialmente, carece de candidatos a salvarlo o a tomar sus riendas.

Fuentes del club indicaron que, en el momento del cierre de esta edición, todavía no se había presentado una sola candidatura a la presidencia. Sin embargo, desde el día posterior a la reunión de boiristas, un grupo de personas se puso a trabajar en varias de las ideas planteadas durante la asamblea para intentar llegar a un acuerdo con los jugadores para que retiren las denuncias por impagos que deben ser remuneradas antes del día 29. Incluso se entablaron contactos con empresarios, pero tras poner sobre la mesa la deuda total del Boiro -cercana a los 300.000 euros si se contabiliza la que acarrea desde el descenso de Segunda B-, cualquier posibilidad se esfumó.

La clave para desbloquear el conflicto económico con la plantilla pasa por obtener liquidez cuanto antes para garantizarle un adelanto a jugadores que, en algunos casos, llevan sin percibir hasta cuatro meses de sueldo. Diversas personas cercanas al Boiro confirmaron que esta podría haber sido la última bala y ya hay quien califica la situación de «caótica» o quien asegura que, excepto milagro, el club se quedará sin posibilidad de tramitar licencias cuando se agote el plazo, lo que supondría no oficializar un equipo en la categoría y, con toda probabilidad, acabar perdiendo la plaza en Tercera.

Es más, en el seno del Boiro comienzan a surgir hipótesis a medio y largo plazo como qué pasará en caso de que no se designe un presidente y quien tomaría la decisión de disolver el club si no se afrontan las deudas.

El calvario judicial

Existe otro factor crucial que no ha atraído tanto el interés del público como el caso de los impagos. El Boiro tendrá que afrontar tres juicios hasta el próximo mes, a causa de las denuncias que presentaron el futbolista Hugo Sanmartín, el exentrenador Javier Falagán o el portero Juan de Castro. Los dos primeros reclaman cantidades por valor de 6.000 y 18.000 euros que podrían acabar engrosando la deuda existente.

En la anterior asamblea, al exmiembro de la junta gestora y expresidente del Boiro David Places le preguntaron por qué no se había presentado a la cita de conciliación inicial con Sanmartín. Este afirmó que acudir no hubiera evitado el juicio que se celebrará esta semana y que sería en este donde expondría sus argumentos. Sin embargo, Places carece de cualquier vinculación con el club desde que finalizó la pasada reunión de socios y se desconoce si asistirá al juzgado.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
6 votos
Comentarios

El Boiro carece de candidatos a salvarlo o a tomar las riendas