La madera se impone en los establecimientos a la orilla del mar barbanzano


La normativa establece que en la instalación de chiringuitos debe primarse la utilización de materiales acordes con el entorno, pero tanto en Ribeira como en Porto do Son se ha establecido una exigencia en este sentido y la madera se impone en el litoral barbanzano.

Ambos concellos incluyen en el pliego de condiciones para la adjudicación de los quioscos la obligación de que sean de madera o estén revestidos de este material, y como una forma de compensar la inversión necesaria para ello optaron por concesiones de cuatro años, para que los hosteleros puedan rentabilizar el gasto realizado.

En varios ayuntamientos se está valorando hacer algo similar, aunque en otros es una cuestión que no está en la agenda. Es el caso, por ejemplo, de Rianxo, donde solo se instalan quioscos de helados en Tanxil y es Costas el organismo que ingresa la tasa correspondiente. En otros puntos del litoral, como As Cunchas, hay establecimientos permanentes que pagan las tasas e impuestos correspondientes como locales de hostelería.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

La madera se impone en los establecimientos a la orilla del mar barbanzano