Sin camareros ni cocineros para el verano

Restaurantes, bares y hoteles de la comarca buscan desde hace meses trabajadores para la temporada estival, pero son pocos los que se acercan a dejar sus currículos


ribeira / la voz

Se sabe cuando se entra, pero nunca cuando se sale. Aunque es una frase que se podría aplicar a varias profesiones, los empleados del sector de la hostelería de la comarca conocen bien lo que es trabajar jornadas maratonianas durante los meses de verano. Esta es una de las causas que explica que los responsables de restaurantes, bares y hoteles barbanzanos lleven meses buscando a personal para reforzar sus plantillas durante la época estival y que, hasta el momento, pocos lo hayan logrado.

Desde varias empresas especializadas en contratación temporal afirman que el horario es el principal problema a la hora de encontrar a personas dispuestas a dedicar el verano a ejercer como camareros, cocineros o ayudantes de cocina. «La hostelería es muy sacrificada y sobre todo durante estos meses, en los que se duplica el trabajo. Muchos jóvenes prefieren buscar un empleo en las fábricas de la zona o en la descarga, ya que saben que podrán trabajar a turnos, de lunes a viernes, y con los fines de semana libres», reconocen desde una ETT de Boiro.

A esta acumulación de horas de la jornada laboral también se añade otro problema, ya que la hostelería no es un sector muy profesionalizado, puesto que la mayoría de los trabajadores se dedican a ella mientras esperan «a que les salga algo de lo suyo», señala un hostelero pobrense, que dice que es muy difícil encontrar personas que se impliquen con el negocio, puesto que, «en cuanto les sale otra oferta mejor u otra cosa con un horario más adecuado, te dejan colgado de un día para otro».

Inspecciones

Aunque no ocurre tanto como hace años, todavía existen algunos establecimientos hosteleros que en verano emplean a personas sin realizarle el correspondiente contrato. «Es una práctica que se ha ido erradicando, puesto que la Administración se ha preocupado por normalizar el sector, y en la comarca se han hecho muchas inspecciones para evitar este trabajo sumergido, que se daba sobre todo en los bares», exponen desde una empresa de trabajo temporal barbanzana.

Además, señalan que hay muchos hosteleros que fueron sancionados en su momento por tener empleadas a personas de forma ilegal, «y una vez que te pasa, lo normal es que no se vuelva a repetir, porque en caso de ser reincidente, la penalización es más grave».

A la hora de hablar de sueldos, existe un convenio colectivo de hostelería de la provincia de A Coruña que marca los salarios de los distintos trabajadores del sector, «y es algo que deben cumplir los propietarios. En nuestro caso se hace así, pero hay muchos negocios que prefieren hacer ellos la selección y se encargan directamente de llegar a un acuerdo con el trabajador», relatan desde una ETT.

Por su parte, la mayoría de los hosteleros reconocen que suelen seguir las tablas salariales que estipula el acuerdo, y que suelen rondar los 1.000 euros mensuales, aunque también afirman que las propinas que dejan los clientes contribuyen a subir algo la nómina.

Los estudiantes suelen ser los que se muestran más interesados en cubrir las plazas vacantes

Locales hosteleros como el Bulebar de Ribeira llevan varios veranos encontrándose con el mismo problema cuando llega la época estival: no consiguen personal extra para poder reforzar la plantilla durante estos meses. «Al final, son los estudiantes los que nos ayudan a salvar el verano. Le ponen mucho entusiasmo y muchas ganas, algo con lo que se suple la falta de profesionales, que hay muy pocos», afirma Sergio Castro, que trabaja como camarero en este bar.

Explica que hace casi dos meses colgaron en las redes un anuncio para contratar a un nuevo cocinero y que, hasta el momento, nadie se ha presentado para ocupar el cargo, y eso que también han publicitado la plaza en varios carteles que han colocado en el establecimiento.

Seguir leyendo

Un sector que está muy poco profesionalizado y que duplica su actividad durante estos meses

Elena Fernández está especializada en la contratación de personal temporal en hostelería, sobre todo para la organización de distintos eventos, y considera que el horario no es el único problema por el que no se consiguen trabajadores. «Estamos hablando de un sector poco profesionalizado y para muchas personas, sobre todo aquellas que trabajan como extras, este no suele ser su medio de vida, sino algo con lo que se pueden sacar un dinerito a mayores, por lo que existe muy poco compromiso por su parte», afirma.

Según su experiencia, reconoce que durante el verano se duplica o incluso se triplica la actividad en los negocios hosteleros, «en unos días en los que todo el mundo está de vacaciones y se divierte, mientras que el camarero o el cocinero tiene que trabajar. La hostelería es muy sacrificada durante todo el año, pero más en verano».

Seguir leyendo

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
3 votos
Comentarios

Sin camareros ni cocineros para el verano