Noia y Ribeira se convierten en las mecas del marisqueo arousano

Productores de Cabo, Rianxo, Cambados y A Illa buscan barcos para comprar o alquilar

R. Estévez
Ribeira, vilagarcía / la voz

La escasez de bivalvo en las concesiones de algunas cofradías de la ría arousana o, en otros casos, la búsqueda de alternativas para poder vivir de la actividad marisquera durante todo el año han convertido los bancos productivos de Noia y Ribeira en mecas de profesionales procedentes de Cabo de Cruz, Rianxo, A Pobra, Cambados, A Illa y Vilanova. Se trata de un éxodo que aumenta en cada campaña, y que comienza a levantar ampollas, especialmente en algunos pósitos de la zona sur.

El patrón mayor de A Illa, Juan Rial, es claro cuando afirma que todo el mundo tiene derecho a buscarse la vida donde le resulte más conveniente, pero subraya que el hecho de que algunos se marchen a trabajar a otras zonas constituye un agravio comparativo. Se refiere a que, al descender la cantidad de profesionales también se reduce el número de personas que, por ejemplo, trabajan en las labores de siembra de las concesiones.

Por su parte, el profesional cambadés Carlos Martínez manifiesta que la falta de producto es lo que motiva la marcha a otras áreas de trabajo.

Conseguir el permex

Precisamente, en la cofradía de Noia explican que, en las últimas semanas, han acudido bastantes mariscadores de Cambados solicitando información sobre la venta de embarcaciones.

Alcanzar un acuerdo con un propietario para formalizar la adquisición de una planeadora supone la consecución de un permex que da derecho a faenar la próxima temporada en los arenales que producen la práctica totalidad del berberecho que se comercializa en Galicia, una garantía para la obtención de ingresos.

También productores rianxeiros y de A Illa van en busca de barcos para comprar. Se trata de un mercado creciente e, incluso, hay quien se decanta por alquilar las naves, lo que constituye otro lucrativo negocio.

El presidente de la agrupación de mariscadores ribeirense, Andrés Martínez, precisa que las únicas campañas de invierno que hay a flote son las de Ribeira y Noia, ya que el resto de los pósitos suelen faenar en los bancos de libre marisqueo arousanos: «Moitos teñen unha embarcación en Ribeira e outra na súa localidade de orixe, o que lles permite dedicarse a coller molusco todo o ano». Las escasas capturas en Os Lombos, Cabío y O Bohído favorecen los movimientos migratorios del sector en busca de territorios más fértiles.

Andrés Martínez comenta que, de los más de 200 profesionales que inician en otoño la campaña de la almeja babosa en las autorizaciones ribeirenses, casi la mitad proceden de otras cofradías, principalmente A Pobra, Cabo, A Illa e, incluso, O Grove. Manifiesta que «en canto os prezos comezan a baixar, despois da época de Nadal, acostuman a marchar».

Aunque en menor medida, también en Aguiño se registra la llegada de nuevos profesionales.

Representantes del sector explican que la presión pesquera ejercida en algunas zonas sobre el bivalvo está motivando que cada vez haya menos cantidad disponible para capturar. Al mismo tiempo, el cambio en las condiciones climatológicas está afectando a algunas especies. Las cofradías de A Pobra o Ribeira han constatado un importante descenso de la almeja babosa durante los últimos años. Se trata de una variedad que tarda en desarrollarse, por lo que existe una gran preocupación entre el sector por esta circunstancia.

El precio de una lancha va de 40.000 a 70.000 euros y puede amortizarse en un par de años

El precio de una embarcación varía en función de los permex que tenga. Como media, puede decirse que el valor oscila entre los 40.000 y los 70.000 euros, en Ribeira o Noia. Según la información facilitada por profesionales del sector, puede amortizarse en el plazo de dos años. En el caso ribeirense, por ejemplo, Andrés Martínez señala que en las lanchas patroneadas por gente de fuera suelen ir tres personas: «Porque deste xeito comparten os gastos e poden desquitala no menor tempo posible».

Martínez también precisa que las naves que tienen, además, autorización para dedicarse al pulpo están mucho más cotizadas: «En xeral, calquera que teña permiso para ir ás nasas».

Seguir leyendo

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
4 votos
Comentarios

Noia y Ribeira se convierten en las mecas del marisqueo arousano