Barbanza recibió 8,2 millones de fondos de la Política Agraria Común

Las explotaciones agrícolas y ganaderas son las principales beneficiarias de las ayudas


mazaricos / la voz

La comarca barbanzana recibió durante el pasado año algo más de 8,2 millones de euros procedentes de la Política Agraria Común (PAC). Una importante cantidad de dinero que se suma a los más de 100 millones ingresados durante el período 2006-2016, y cuyo fin principal era, además del apoyo a las explotaciones agroganaderas, el mantenimiento y desarrollo de nuevas actividades económicas en las zonas rurales.

De hecho, las ayudas vinculadas al Fondo Europeo Agrícola de Desarrollo Rural (Feader) permitieron, en el 2017, poner en marcha sobre medio centenar de proyectos de expansión y diversificación de la actividad por parte de empresas y asociaciones radicadas en la zona.

Es el caso de más de una veintena de comunidades de montes vecinales en mano común -la de Lariño y Gándara, en Carnota, fue la más beneficiada con algo más de 70.000 euros de subvención- que, en conjunto, recibieron ayudas superiores a los 340.000 euros para el desarrollo de áreas forestales y la mejora de la viabilidad de los bosques.

Centros de enseñanza

Los fondos europeos llegaron también a entidades tan dispares como Amicos, el Liceo de Noia o a una veintena de centros de enseñanza de la zona, que se repartieron algo más de 15.000 euros, que en la mayoría de los casos utilizaron para la entrega de fruta fresca entre los escolares.

Incluso los propios ayuntamientos barbanzanos -Ribeira y Porto do Son encabezan la relación de los que recibieron más dinero, con 152.000 y 116.000 euros, respectivamente- se beneficiaron de ayudas derivadas de la PAC, que destinaron a la realización de mejoras o a la puesta en marcha de servicios en el entorno rural.

A pesar de todo lo anterior, las explotaciones agrícolas y ganaderas siguen siendo las verdaderas beneficiarias del reparto del dinero procedente de Bruselas. Tanto es así que el 75 % del total se canaliza a través del Fondo Europeo Agrario de Garantía (Feaga), una herramienta que, tal y como su propio nombre indica, fue creada para garantizar un nivel mínimo de renta a agricultores y ganaderos, especialmente en aquellas situaciones en las que los bajos precios de los productos en origen ponen en peligro la supervivencia de las granjas.

En el conjunto de la comarca se beneficiaron del dinero de la PAC más de 850 agricultores y ganaderos, que percibieron por encima de cinco millones de euros bajo el denominado pago único. Este engloba distintas líneas de ayuda, como la producción láctea, la siembra de cereales o la cría de vacas de carne, ovejas y cabras.

Esta compensación económica procedente de los fondos europeos supuso, en muchos casos, una tabla de salvación para un buen número de granjas, que durante buena parte del año apenas conseguían cubrir sus costes de producción con el importe que recibían por la materia prima que producen.

Precio justo

La PAC es mucho más que un plan de subvenciones para agricultores y ganaderos. De hecho, cualquier barbanzano se sorprendería de lo mucho que se hizo y se sigue haciendo en la comarca gracias al dinero de los fondos agrarios.

Bien es cierto que, al menos los profesionales del campo, renunciarían gustosos a las ayudas públicas si les pagasen un precio justo por la leche, la carne o las verduras que producen.

Los granjeros están preocupados por la reducción de las subvenciones a partir del 2020

Aunque tienen garantizado un régimen de ayudas similar al actual durante los dos próximos años, el sector agroganadero barbanzano no esconde su preocupación por los cambios que Europa pretende introducir en la PAC después del 2020. Esta partida absorbe la mitad del presupuesto comunitario, cantidad que la comisión quiere recortar en un 15 %. También se debaten cambios en la orientación de las ayudas y, por tanto, en los requisitos que los productores deberán cumplir.

Este es uno de los aspectos que más preocupa a los profesionales, que temen un endurecimiento de las condiciones para tener acceso a unas ayudas sin las cuales la mayoría de las granjas resultarían inviables.

«Nesta última reforma xa se fixeron modificacións que prexudicaban o noso sistema de cultivos. O preocupante é que os requisitos sexan os mesmos en todas as zonas e non se atendan as nosas particularidades», apunta Óscar Blanco, presidente de Gandeiros de Mazaricos.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
1 votos
Comentarios

Barbanza recibió 8,2 millones de fondos de la Política Agraria Común